De pedrea, el Real Madrid

Los leones buscan una victoria de calidad para cerrar 2021
Raúl García disputa un balón durante el último partido ante el Real Madrid / Athletic Club

El 22 de diciembre es un día de especial ilusión. Todos soñamos con amarrar un gordo que nos cambie la vida. Cuando la triste realidad se imponga, aún nos quedará la magia de San Mamés. El Real Madrid como pedrea.

Toca despedir 2021 con una victoria de calidad ante el líder de la liga para evitar una blanca Navidad. Otra victoria permitiría a la familia rojiblanca “olvidar” la mala racha de resultados que se cortó ante el Betis y soñar con ese tren europeo que se aleja de la estación.

Favorito

El Athletic siempre es favorito cuando juega en casa. Así me lo enseñaron y mantengo vigente ese máxima. Reconozco la dificultad de los rivales por supuesto, pero veo a los leones perfectamente capaces de hacer morder el polvo al equipo blanco. Ya demostraron en el Bernabéu, hace 3 semanas, que pueden jugarles de tú a tú. En aquel partido los de Marcelino merecieron bastante más. La diferencia estuvo una vez más en la capacidad de definición. Ahora que Iñaki Williams parece haber recuperado el instinto todo puede pasar.

La Catedral vestirá sus mejores galas. No creo que se llene el estadio como vaticinaba el entrenador rojiblanco tras el choque ante el Betis, pero sí asistiremos a la mejor entrada desde que el público pudo volver a las gradas. El jugador número 12 es clave en este tipo de partidos, y ese apoyo está garantizado. Esperemos que el transporte público esté a la altura del evento.

La “pantera” señala el camino

La visita del equipo de Ancelotti llega tras la balsámica victoria ante el Betis. No fue el mejor partido de los locales en esa racha de 8 partidos sin ganar, pero sí el más efectivo. Sin tanta presión, los bilbaínos afrontarán el reto con mayor confianza. Especialmente Iñaki Williams que volvió a marcar un doblete dos años después. La “pantera” rescató al Athletic cuando peor lo estaba pasando ante el Betis. Su zurdazo imparable levantó de sus asientos a todos los seguidores. Ese es el delantero que esperamos todos. El que cambie él sólo el signo de un partido. Ahora falta darle continuidad a esa versión.

Si Iñaki puso los bacalaos, Vencedor puso la chispa en el centro del campo. Cada día que pasa demuestra porque está ya asentado en la titularidad con 21 años recién cumplidos. Abarca mucho campo. Aparece en todas partes. Indispensable. Una garantía para cualquier entrenador. Queda por ver si Marcelino se atreve a quitar a Dani García, la red de seguridad, y apuesta por Zarraga como pareja del de Rekalde. Este miércoles no parece que vaya a ser el día. Al fin y al cabo casi todos los entrenadores cuentan con un centrocampista de perfil defensivo y más cuando se enfrentan a un equipo con el potencial del Real Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Radio Popular