Otra exhibición de Urdaibai lleva la sexta Concha a Bermeo

Una incontestable "Bou Bizkaia" repite triunfo en la bahía donostiarra y conquista la bandera seis años después
Urdaibai y los aficionados bermeotarras celebran la victoria en la Concha / Jokin Victoria de Lecea

No habrá sido, desde luego, por falta de avisos por parte de los campeones. Tanto Iker Zabala como Gorka Aranberri dejaron claro en los días previos a la batalla final que saldrían a repetir victoria en la segunda jornada de la Bandera de la Concha. La renta de casi ocho segundos con Hondarribi y Donostiarra quedaría «guardada en el cajón», y sólo se tiraría de ella si se llegaba a una situación desesperada, como ocurre con esos billetes que se esconden en el colchón. Y a fe que la cuadrilla de Bermeo lo demostró.

Desde el primer metro ya se vio que ni entrenador ni patrón iban de farol. Ambos son más que conscientes del potencial que hay dentro del bote y que los watios que ahí se acumulan pueden salir a escena en cualquier momento, en cuanto exista por tanto la más mínima necesidad. Eso fue lo que sucedió en el largo de vuelta del primer domingo aunque, en realidad, tampoco es que hiciera falta echar mano de ello en el segundo capítulo. Pero los caballos estaban ahí esperando acontecimientos.

Un minucioso plan ejecutado al milímetro

Ya decimos que, desde el principio, Aranberri y sus compañeros de boga marcaron un ritmo alto, pero sin que hubiera que pasar de unas revoluciones modestas, considerando la capacidad del motor. Se cumplió, por cierto, el deseo de Zabala de estar en medio de sus dos principales rivales, de tal suerte que en el largo de ida tuvieron a Donostiarra a babor (por la calle 4) y a Hondarribi a estribor (por la 2). En el primer largo, la cabeza de Gorka tuvo que virar a babor la mayor parte del recorrido, toda vez que la «Torrekua II» salió respondona y amenazaba con encararse a los bermeotarras hasta el último metro.

Por la 2, sin embargo, Hondarribi no encontraba el ritmo apropiado para plantar cara a ninguna de las dos, lo que les apartaba de la lucha por la Bandera, pero también por la segunda plaza, como así acabaría ocurriendo en la clasificación final. En la ziaboga, la «Ama Guadalupekoa» ya había confirmado su obligada renuncia al trono, alcanzando la baliza nueve segundos más tarde que Urdaibai y a diez de Donostiarra. Esto significaba que los anfitriones repetían lo sucedido siete días atrás, y llegaban a esa primera referencia con ventaja sobre los azules. Si el primer día la renta había sido de cuatro segundos tras el primer largo, esta vez se redujo a uno.

Paseo triunfal a meta para llevarse la sexta

Y como aquel primer día, la «Bou Bizkaia» empezó a meter más gasolina en los cilindros. Realmente tampoco fue necesario calcar aquel impresionante largo de vuelta y aquellos minutos infernales en la sala de máquinas del bote vizcaíno. Poco a poco, Donostiarra se fue alejando en el retrovisor de la trainera bermeotarra, para acabar claudicando, como ya había sucedido unos cuantos minutos antes con Hondarribi.

Verdes y blancos colapsaron tras entender que, hoy por hoy, es una quimera intentar siquiera responder a los de Zabala cuando entran en ebullición. Esta vez ni siquiera les hizo falta, pero el aviso estaba ahí: «los rivales saben que podemos hacer una avería en muy poco tiempo». Zabala había lanzado su directo mensaje en Radio Popular-Herri Irratia. Así, y cual dominó, las piezas cayeron una a una para dejar el camino libre a Urdaibai. Los últimos metros se convirtieron en un paseo triunfal, con los barcos que asisten al evento (en ambos lados del campo de regateo) ejerciendo de privilegiados testigos de una incontestable victoria.

Bermeo entró en meta con un 19’36, quince segundos por encima del tiempo de la primera jornada. Zabala nos aseguraba en la previa que una opción que manejaba era acercarse a ese registro del primer día para inhabilitar así a sus contrincantes, puesto que les obligaba a bajar de los 19’15, algo a todas luces impensable. En verdad, ni siquiera tuvieron que echar mano de dicho plan, pues todo se había resuelto minutos antes.

De esta forma, y seis años después de la última, Urdaibai suma la sexta a su palmarés. Lo hace, además, en plenas fiestas en la localidad vizcaína y antes de un fin de semana en el que las regatas de Bermeo y Portugalete pueden confirmar la corona en la liga y, con ella, el doblete.

Una clasificación final con dos variaciones

Donostiarra alcanzaba la meta a algo más de ocho segundos, mientras que Hondarribi lo hacía por encima de los 22 de desventaja. Esto provocaría que, en la suma de tiempos de ambos domingos, los locales terminaran en la segunda posición, por delante de los hondarribitarras. En esa lista definitiva, Orio acabaría superando a Getaria, con Zierbena, Kaiku y Ondarroa cerrando el lote en la suma de ambas jornadas.

Centrándonos en el segundo día, hay que decir que Zierbena fue cuarta. Los galipos aprovecharon un castigo de 3″ a Orio para ganar la tanda. Kaiku ocupó la sexta plaza, a tan sólo 30 centésimas de los aguiluchos y por delante de una desdibujada Getaria y de Ondarroa, que estuvo a algo menos de dos segundos de superar a la «Esperantza». La «Antiguako Ama» acaba el curso con la regata de hoy y lo hace con un gran sabor de boca, tras lograr la permanencia, ganar su ikurriña y estar presentes estos dos domingos en la capital guipuzcoana.

2ª jornada de la Bandera de la Concha

  1. Urdaibai 19’36″02
  2. Donostiarra 19’44″57
  3. Hondarribi 19’58″57
  4. Zierbena 20’03″56
  5. Orio 20’04″48
  6. Kaiku 20’04″78
  7. Getaria 20’11″05
  8. Ondarroa 20’12″76

Clasificación final de la edición 127 de la Bandera de la Concha

  1. Urdaibai 38’57″58
  2. Donostiarra 39’13″83
  3. Hondarribi 39’27″77
  4. Orio 39’55″06
  5. Getaria 39’56″03
  6. Zierbena 40’01″96
  7. Kaiku 40’23″08
  8. Ondarroa 40’37″90

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Radio Popular