El negacionismo, un peligro reorganizándose en las redes

Cuentan con abogados que les asesoran y planifican campañas

Podcast Sociedad

El negacionismo, un peligro reorganizándose en las redes

Algunas de las principales redes sociales / LoboStudioHamburg (Pixabay)

Esta mañana hemos podido charlar unos minutos con Ricardo Mariscal, portavoz de ComSalud, que estos días denuncia que la actividad de los negacionistas españoles se ha multiplicado desde hace unos meses. Tal y como denuncia Mariscal, los negacionistas y antivacunas se han unido para crear portales de noticias on line, webs donde promocionar vídeos antivacunas y grupos de Telegram, y también para convocar manifestaciones e impulsar campañas en redes sociales.

Por ejemplo, a esta organización preocupa algo que está próximo en llegar: «Evitar la vacunación infantil contra la COVID19 a partir de otoño es una de sus prioridades y, para ello, cuentan con abogados que les asesoran, siguen consignas de grupos internacionales y están llevando a cabo campañas de desinformación en redes sociales con hashtags como “Los niños no se tocan”».

«Según la investigación que está llevando a cabo el Instituto #SaludsinBulos sobre estos colectivos, cada día nace un nuevo canal negacionista español en Internet. Son ya más de 60 los grupos de Telegram que se dedican de forma constante a difundir bulos de salud que ponen en peligro la salud de la población y, en especial, a los más vulnerables. Algunos de estos grupos tienen más de 12.000 seguidores y son elegidos por los negacionistas por la falta de mecanismos de control de la plataforma: en Telegram cualquiera puede crear un grupo gratuito sin filtros, límites de miembros y de forma anónima.»

El proyecto sobre el negacionismo español

La investigación que está efectuando #SaludsinBulos es para un libro, que lanzará en otoño, con testimonios de numerosos especialistas sobre la actividad y motivaciones de los negacionistas españoles y pautas para combatir su desinformación.

Para Ricardo Mariscal, responsable de relaciones institucionales de #SaludsinBulos y uno de los autores del libro, que recibirá el nombre de Negacionistas contra la salud, “hay muchas falsas creencias sobre los negacionistas que debemos descartar. No son tan pocos, no están desorganizados e ignorarles no funciona porque así creen que les tenemos miedo. Su influencia es creciente entre personas que dudan sobre la eficacia de las vacunas o que recelan de las decisiones tomadas por los gobernantes en materia sanitaria. Y estos grupos también son un imán para sujetos inadaptados y descontentos, que canalizan su rabia y frustración oponiéndose a todo lo que ellos consideran como poderes establecidos”.