El Amorebieta quiere comerse las uvas a un punto de la salvación

Los azules buscan comenzar la escalada hacia la permanencia con un triunfo en Burgos que les situaría, de momento, a solo un punto del objetivo
Imagen del partido de ida en Lezama, que se saldó con 2-2 / SD AMOREBIETA

El Amorebieta llega a El Plantío con la intención de poner la guinda a un histórico 2021, el año más importante del club zornotzarra. Además, buscan iniciar la escalada de la segunda vuelta hacia una permanencia que tiene a cuatro puntos. Los azules son conscientes de que visitan a un Burgos afianzado en media tabla y realmente fuerte en su feudo, que apenas ha perdido dos partidos de los diez jugados allí. No tendrán a su entrenador Julián Calero en el banquillo, al ser positivo por COVID-19. Este primer duelo de la segunda vuelta liguera será en el último día del año, 31 de diciembre, a las 16 horas, en tierras burgalesas.

Cerrar el año a un punto

El objetivo de la permanencia en el fútbol profesional es evidente que no será nada fácil para el el club zornotzarra. En su primer año en Segunda, después de un heroico e inesperado ascenso, muchos creían que el Amore no daría la talla. Sin embargo, con su particular estilo de juego, su energía y el pundonor que muestran en cada choque, les ha llevado a pelear todos los partidos. Sin caer estrepitosamente en ninguna de las 21 jornadas de la primera vuelta, se les han ido puntos que ya acariciaban y han terminado rescatando algunos otros en el tramo final. Con todo ello, los azules con 19 puntos se encuentran a cuatro de un Mirandés que marca la salvación con 23. Como los de Anduva no jugarán hasta el día 2, los zornotzarras podrían comerse las uvas a tan solo un punto del objetivo.

Seguir la racha

En cuanto a los precedentes entre ambos recién ascendidos a la categoría de plata son muy favorables al Amore, que no ha perdido ante el Burgos en los seis enfrentamientos oficiales de los últimos diez años. En las temporadas que coincidieron en Segunda B, cuatro victorias para los azules y un empate. En el partido de ida, el equipo de Calero estuvo muy cerca de romper esa mala racha, pero un gol de Etxaburu en el descuento empató a dos un partido loco. Ahora, los de Vélez quieren seguir manteniendo sus buenos números ante el conjunto castellano.

Bajas sensibles en medio

Debido a las numerosas bajas, Iñigo Vélez de Mendizabal tendrá que reestructurar su once. Al margen de los positivos por COVID-19, no podrá contar con Santamaría, ni San José por lesión y dos de sus habituales como Larru y Olaetxea sancionados, deberá rearmar el centro del campo. En la vuelta del parón navideño, no se esperan grandes revoluciones en una defensa que funcionó en las últimas jornadas, al margen del más que probable cambio de posición de Lozano para actuar en el pivote. Bilbao y Peña son quienes más papeletas tienen para acompañarle. Arriba, con Guruzeta de dulce, Obi y Orozko se disputarán formar dupla con el máximo artillero de los azules.

Declaraciones previas

Iñigo Vélez de Mendizabal ha repasado la situación en la que llega el cuadro zornotzarra al último partido del año frente al Burgos:

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Radio Popular