Sevilla puede tener un color especial

Los leones necesitan sumar un punto más que el Villareal en la última jornada
Estadio Ramón Sánchez Pizjuán / Athletic Club

El Athletic llega a la última jornada con opciones de jugar Europa la próxima temporada gracias a la victoria ante Osasuna y el pinchazo del Villareal. Es lo mínimo que le pedíamos al equipo, competirlo hasta el final. Si ahora sale la carambola, estupendo, pero si no se logra plaza continental nadie podrá reprocharles que se han dejado llevar en la recta final como en otras ocasiones. Eso no quita para ser crítico en algunos momentos de la temporada, especialmente cuando han tenido la oportunidad de dar un salto cualitativo en la tabla.

El Ramón Sánchez Pizjuán no trae grandes recuerdos para los rojiblancos en los grandes momentos. Todos tenemos en la cabeza el larguero de Iñigo Martínez que les hubiera metido en la Europa League. No se fue justo con Gaizka Garitano en aquel momento. A pesar de sacar al Athletic de descenso en tiempo récord, se le empezó a mirar con lupa por no meter al equipo en los puestos de privilegio en ese mismo curso. En cualquier caso, hay que reconocer que aquel día los dos jugaron al empate que les servía ambos y ni por esas. Caparros no pudo hacer más por su ex equipo.

Otra mala experiencia en tiempos recientes fue la eliminación europea a manos del Sevilla en la 15/16. Tras perder 1-2 en San Mamés nadie daba un duro por los de Valverde que soltaron un partidazo sin el acierto suficiente. Seguro que muchos se despiertan entre sudores fríos recordando el mano a mano que perdonó Susaeta en la prórroga. Los penaltis dieron el pase a los hispalenses y dejaron a los bilbaínos con la miel en los labios.

Una nueva historia

Los recuerdos futuros se construyen desde este mismo domingo. Una victoria o un empate combinado con un resultado negativo del Villarreal en el Camp Nou cambiarían nuestra percepción sobre el campo del Sevilla. No es que todas las visitas hayan sido malas, de hecho, se ganó con Marcelino la última vez gracias a un Bacalao de Iñaki Williams. Tampoco se me olvidará el repaso del Athletic de Bielsa ganando 1-2 con un partidazo extraordinario de Iñigo Pérez. Datos a los que agarrarse.

No se me ocurre mejor manera de meterse en la Conference League que con un Bacalao de Iker Muniain que sufrió una lesión de gravedad de rodilla en una calurosa tarde de Semana Santa en ese mismo escenario. Edificaría buenas vibraciones sobre aquel doloroso recuerdo. De todas formas, nos conformamos con cualquier resultado (empate o victoria) que clasifique a los leones con la ayuda del F.C Barcelona.

Rivales con poco en juego

La clasificación para la Champions del Sevilla, a falta de una jornada, juega a favor de los leones. No es lo mismo quedar tercero o cuarto por prestigio y dinero –hay 7 millones de diferencia entre uno y otro- que jugarse la liga de campeones y la riada de millones que supone. Si los de Marcelino dejan claro desde el principio quién se juega más, la victoria estará más cerca.

La mala noticia es que el Barca no se juega nada. Han asegurado la segunda posición y se van a tomar el partido a título de inventario. No les veo muy preocupados por cerrar bien el curso en casa después de salvar los muebles. Siempre queda la opción de que algún jugador de calidad, que los tiene, quiera hacer méritos ante Xavi o colocarse en el escaparate. Mi apuesta es que los zurigorris deberán ganar en Sevilla porque el Barca, como mucho, empatará ante los de Unai Emery.

Un comentario en “Sevilla puede tener un color especial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Radio Popular