El Barça da el primer paso en la otra semi

El equipo de Xavi toma ventaja (0-1) de cara a la final de Copa venciendo en el Bernabéu
El Barça da el primer paso en la otra semi
El Barça celebra el gol en el Bernabéu / Irina R. Hipolito - Europa Press
Banner de IMQ en Bilbao

Ayer se disputó la otra semifinal de la Copa del Rey, de la que saldrá el rival de Osasuna, o como deseamos del Athletic Club. El FC Barcelona venció (0-1) al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, gracias a un gol en propia puerta de Militao en la primera mitad, un ejercicio de supervivencia culé que le valió para tomar ventaja en busca de la final.

El equipo de Xavi se encomendó a su saber sufrir esta campaña, al ‘unocerismo’, para tomar ventaja de cara a la vuelta dentro de un mes en el Camp Nou. Al Madrid le faltó colmillo  y, pese a asediar por momentos, no tuvo pegada y sufrió su primera derrota en casa de la temporada.

Para bien o para mal, el contexto importa poco en un Clásico, incluso el guion que parezca tener. El Barça se tiró la primera mitad jugando en campo propio y el Madrid tuvo la posesión y la intención ofensiva, pero el cuadro azulgrana se fue al descanso por delante con un gol de Militao en propia en el minuto 26.

Los blancos sin capacidad de reacción

Xavi no se fío de poblar el ataque y recurrió a su esquema de cuatro centrocampistas, pero entre la confianza tocada y el freno de mano que siempre se tiene en un partido de ida, el Barça fue espectador de inicio. Al Madrid le faltó algo de mordiente para aprovechar la situación y no generó excesivo peligro pese a mandar.

Benzema llegó a ver puerta pero en fuera de juego y el Barça tardó 20 minutos en tener una jugada de posesión en campo rival. Sin embargo, el Barça encontró el regalo de Camavinga. Un pase a Ferran Torres, prolongación a Kessie, parada de Courtois y rebote en Militao.

Un premio gordo y mucha confianza para un Barça que pareció mejorar en su juego, más preciso, con una contra que desaprovechó Gavi para el segundo en el 38′. El Madrid reaccionó como pudo, con una ocasión de Carvajal que mandó a las nubes, pero volvió de nuevo mejor de los vestuarios.

El equipo de Xavi no solo replegó sino que no presionó bien, corrió detrás del balón sin la recuperación que suele poner en práctica y el cuadro de Ancelotti jugó de nuevo a placer. Vinicius la tuvo pero Araujo se fue al suelo providencial y el conjunto blanco encerró en 20 metros a su rival. El Barça aceptó su papel, sin esos tres jugadores referencia, y jugó con fuego.

Los banquillos no agitaron el partido

Sin embargo, el Madrid no tuvo lucidez para generar peligro real. El técnico local metió a Rodrygo, su revulsivo preferido y quien probó al final desde lejos, y Xavi respondió con Ansu Fati, pero el internacional español volvió a pasar desapercibido. Peor incluso, ya que el ’10’ azulgrana le sacó el 0-2 a Kessie. El equipo catalán salvó el asedio y supo manejar un desenlace sin sustos y sin ni siquiera ruido en el Bernabéu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *