No hay más cera que la que arde

Los leones tienen que ganar la batalla de la séptima plaza para volver a Europa
No hay más cera que la que arde
Banner de Restaurante Larruzz en Bilbao

No ha sido premeditado. No hay ningún plan previamente establecido que aconsejara apostar por la tercera competición continental por el nivel de los rivales. No. Al equipo de Valverde, sin jugar Europa, no le da para ser sexto y aspirar a la Europa League. Tan doloroso como cierto. Ahora se trata de levantarse, sacudirse el polvo y pelear con todo por esa séptima plaza que llevará a Europa.

Creo que los seguidores de Osasuna pueden estar muy orgullosos de como compitió su equipo en la final de Copa a pesar de la derrota. Hay maneras de perder. Por estos lares sabemos algo al respecto. Me dio pena ver llorar a Jagoba Arrasate porque sus lágrimas me retrotrajeron a 2009. A ese duro momento en el que tuve que pisar el césped de Mestalla para tratar de sacar alguna frase a unos leones hundidos, que eran reflejo de los miles de athleticzales.

Me da igual que no nos tengan mucho cariño por Iruña, en cualquier otra circunstancia me hubiera puesto la camiseta rojilla, pero el momento era el que era. Después de perder contra el Betis, a los leones solo les quedaba la bala de la séptima plaza. Es triste tener que andar así, lo admito, pero es la cruda realidad de un equipo que ha perdido hasta tres oportunidades consecutivas de asaltar la sexta plaza.

Situación del equipo

Hace cuatro días analizábamos los calendarios de Betis y Villarreal (algún optimista incluso el de la Real Sociedad) para ver si se podía aspirar a la quinta posición de LaLiga. Me parecía impensable que Girona, Osasuna o Rayo le pudieran arrebatar la séptima posición al equipo y ahora mismo creo que todos llegan con muchas opciones a la txanpa final. Seguro que un triunfo en Villarreal me cura este pesimismo. Es cierto que los leones no merecieron perder ante Sevilla y Betis, pero la realidad es que en el tramo decisivo solo has podido sumar un punto de nueve posibles. Preocupante.

El Athletic en San Mamés ha perdido tantos partidos como ha ganado y ese es un dato inasumible para un aspirante a Europa a estas alturas del campeonato. Siete victorias, tres empates y siete derrotas. Revelador. El equipo tiene una falta de pegada inquietante. Algunas ‘bacaladas’ como las logradas ante Elche, Cádiz, Almería o Valladolid han maquillado los números globales, pero sigue faltando un ‘killer’ o dos.

Hacer cuentas no sirve de mucho a tenor de lo visto, pero es inevitable. La clasificación y el número de rivales que aspiran al mismo objetivo que tú te obliga a no fallar mucho. Estás obligado a ganar a Elche y Celta en San Mamés y a Osasuna, rival directo, fuera. En Villarreal estaría bien no perder y en la última jornada en el Bernabéu, puede pasar de todo ante un rival que podría estar de vacaciones, luchando por la segunda plaza o preparando la final de Champions. Lo primero es conquistar La Cerámica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *