Última hora

El primer tramo del bulevar de la zona de Lamiako entrará en servicio en primavera

Pradales destaca que el Bulevar va a "revolucionar la movilidad sostenible" y "recuperar la Ría" para toda la ciudadanía
El primer tramo del bulevar de la zona de Lamiako entrará en servicio en primavera
Imagen del diputado vizcaíno de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales / Diputación Foral de Bizkaia

El primer tramo del bulevar de la Ría en la zona del barrio de Lamiako del municipio vizcaíno de Leioa entrará en servicio en primavera. La infraestructura conectará las sendas peatonales y ciclistas ya existentes en Getxo y en Bilbao en un trazado de 6,5 kilómetros de longitud a lo largo de la margen derecha de la Ría.

El diputado vizcaíno de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, ha visitado este miércoles las obras de la infraestructura que incluyen las dos fases en las que se divide el Bulevar y la pasarela All Iron Zubia entre Erandio y Barakaldo. El citado bulevar se conectará con la margen izquierda a través de la pasarela para ciclistas y peatones que unirá Erandio y Barakaldo.

Las obras del tramo Lamiako-Altzaga comenzaron en junio de 2023 y tienen un plazo de ejecución estimada de 16 meses y una inversión de 9,9 millones de euros. Por su parte, la segunda fase del bulevar entre Altzaga y Elorrieta está previsto que pueda estar finalizada en torno a mayo de 2025 tras 20 meses de trabajos.

Sendas peatonales y ciclistas

El Bulevar de la Ría conectará las sendas peatonales y ciclistas ya existentes en Getxo y en Bilbao en un trazado de 6,5 kilómetros de longitud que discurre por la actual carretera BI-711.

Asimismo, estará conectado con la margen izquierda a través de All Iron Zubia, la pasarela peatonal y ciclista que unirá Erandio y Barakaldo. De este modo, ambas infraestructuras facilitarán el uso de la bicicleta para los desplazamientos diarios en el entorno metropolitano.

El bulevar dispondrá en todo su recorrido de una sección de tres metros de paseo peatonal que discurrirá por la banda más cercana a la Ría, y junto a ella una vía ciclista de doble sentido y cuatro metros de anchura.

El espacio de la calzada para el tráfico motorizado calmado será de 6,8 metros. Asimismo, se regularizará la acera interior, del lado de las fachadas, posibilitando un ancho mínimo de tres metros.

Allí donde la anchura de la plataforma actual de la carretera es insuficiente para materializar esta actuación, se ganará espacio mediante sobrevuelos de la lámina de agua, según han informado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *