Última hora

Desembarcan en el puerto italiano de Ortona las 43 personas rescatadas rescatadas por el Aita Mari

Denuncia las devoluciones "en caliente" por parte de "dispositivo fronterizo financiado y entrenado con fondos de la UE"
Desembarcan en el puerto italiano de Ortona las 43 personas rescatadas rescatadas por el Aita Mari
Banner de Cáritas Bizkaia en Bilbao

Las 43 personas que rescató el pasado viernes el buque Aita Mari de la ONG Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) en aguas del Mediterráneo han desembarcado en el puerto italiano de Ortona tras cuatro días de travesía desde la zona SAR de Libia, donde fueron rescatadas, a unos 1.200 kilómetros.

SMH ha informado de que el Aita Mari ha recalado en el puerto de Ortona esta pasada noche y sobre las cuatro de la madrugada ha comenzado el desembarco, «sin complicaciones y con agilidad». Las 43 personas rescatadas el pasado 16 de febrero pasan ahora a disposición de las autoridades locales y comenzarán los procesos administrativos fronterizos.

Se encuentra en Ortona, a cuatro días de navegación de donde se realizó el rescate

La ONG ha lamentado que «en la mayoría de los casos reciben orden de expulsión, es decir no se les ofrece la protección internacional». Además, ha señalado que, «a pesar de la rapidez en la asignación de puerto desde un primer momento, hay que destacar que el Aita Mari se encuentra en Ortona, a cuatro días de navegación, a 700 millas náuticas, lo que equivalen a 1.200 kilómetros de donde se realizó el rescate».

«En la travesía hasta Ortona se ha pasado por delante de decenas de puertos más cercanos; los que más, en Sicilia, a menos de un día de navegación de donde se encontraba el barco en un primer momento», han indicado.

Además, ha subrayado que, tras el primer rescate, «a las pocas horas se recibió un aviso de otros posibles botes en la zona, uno con 80 personas y otro con 40 aproximadamente». «Tras consultar con Italia, el mismo gobierno italiano ordenó al capitán del Aita Mari retroceder y rastrear la zona SAR Libia en busca de otras embarcaciones», han indicado desde SMH.

A su juicio, «lo que en un comienzo fue un acto esperanzador por parte de las autoridades enseguida cambio de parecer», puesto que se encontraron «dos botes vacíos claramente evacuados y devueltos en caliente por la guardia costera de Túnez y Libia».

Dispositivo

En este sentido, la ONG ha denunciado la existencia de «un dispositivo fronterizo financiado y entrenado con los fondos facilitados por la Unión Europea». Según ha indicado, tras comunicarlo al Gobierno italiano fueron «ordenados de partir de inmediato hacia puerto, sin ninguna demora más».

Así, SMH ha señalado que «el Aita Mari fue obligado a hacer una travesía de cuatro días a un puerto lejano sin margen suficiente para realizar más asistencias humanitarias», lo que ha supuesto que haya llegado a puerto «con 43 personas cuando la capacidad máxima es de 150». «Se debe añadir a esto la previsión meteorológica contraria que obligará al Aita Mari a permanecer en puerto probablemente toda la próxima semana», ha indicado.

Para la ONG, «medidas como las de asignar puertos lejanos ponen en relieve la intención de vaciar de recursos de salvamento y de testigos la ruta del Mediterraneo central facilitando que se pueda ejecutar las devoluciones en caliente impunemente, violando los derechos humanos fundamentales de las personas migrantes y refugiadas». «Esta estrategia de puertos lejanos, además, supone un gran desgaste para la tripulación, personas rescatadas y recursos, además de poner en riesgo el futuro de la misión», ha incidido.

Finalmente, ha reiterado «la necesidad de crear corredores humanitarios que permitan una migración segura y poner recursos para asistir a estas personas en la mar», al tiempo que ha reclamado a las autoridades europeas que «se responsabilicen en las zonas SAR (Search and Rescue) y no se financien a estados no considerados seguros como controladores de fronteras, pues rompen constantemente el principio de no devolución según el convenio de personas refugiadas de Ginebra».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *