Última hora

Un acusado de la paliza a un joven en Sodupe «conocía la ilicitud del hecho y sus consecuencias

Fiscalía pide 7 y 10 años de prisión para los dos juzgados por intento de homicidio y la acusación particular pena de 10 años para ambos
Un acusado de la paliza a un joven en Sodupe «conocía la ilicitud del hecho y sus consecuencias
Juicio en la Audiencia de Bizkaia contra cuatro acusados de intento de homicidio y hurto a un varón en Sodupe en 2020 / Europa Press
Banner de BBVA en Bilbao

El principal acusado de la paliza a un joven en Sodupe (Bizkaia) en julio de 2020 «conocía la ilicitud del hecho y sus consecuencias» y tenía «absoluta conciencia, alcance y magnitud» de sus actos, a pesar de presentar una afectación «leve» de sus capacidades cognitivas y volutivas y funcionamiento intelectual «límite», según los forenses que elaboraron el informe de imputabilidad.

La Audiencia de Bizkaia ha acogido este miércoles la última jornada del juicio contra las cuatro personas, una mujer y tres varones, procesados por el intento de homicidio y hurto el 24 de julio de 2020 a un varón al que presuntamente agredieron hasta dejarle inconsciente.

En la sesión de hoy han declarado testigos del enfrentamiento previo a los hechos en un bar de Sodupe de uno de los encausados, que «sacó un machete cafetero» y amenazó con «matar a todos», por un «problema con los perros» que había tenido su madre, la mujer también procesada, con un joven que se encontraba en el local hostelero, donde también estuvo la víctima «exhibiendo un fajo de billetes».

Agresivo y endemoniado

La disputa no fue a más porque la madre del encausado, que según los testigos estaba «agresivo y endemoniado», le dijo a su hijo que guardara el arma y se marcharon del bar.

También han testificado los agentes de la Ertzaintza que realizaron la inspección ocular de la lonja, que han declarado que había «proyecciones de gotas de sangre» fruto de los golpes que sufrió la víctima, así como manchas de sangre en un lateral y bajos del coche aparcado en el lugar, manchas de sangre por el «arrastre o caída» de la víctima, y huellas de calzado ensangrentadas en dirección a la puerta de salida y en la acera.

Según han declarado, la agresión «pudo comenzar en la zona central de la lonja» y acabar en un lateral junto al vehículo, que presentaba «cinco abolladoras profundas pero pequeñas provocadas por un objeto romo», según el perito que evaluó los daños del coche.

Informe forense

Por su parte, los médicos que realizaron el informe forense de la víctima han explicado que los golpes que recibió, que «iban dirigidos sobre todo a la cabeza», le provocaron un coma que se prolongó durante 26 días. Sufrió «traumatismos craneoencefálico y facial muy severo, abdominal y torácico» y tuvo que ser sometido a una traqueotomía y a dos operaciones de mandíbula y estuvo ingresado en la unidad de neurología 59 días.

La víctima sufre, en la actualidad, «daño cerebral definitivo y deterioro cognitivo», su estado es «irreversible» y, «una vez alcanzada la estabilización, persisten las secuelas y se prevé que perduren en el tiempo», ha detallado los forenses.

Por otro lado, han reconocido que, «debido a la entidad de las lesiones», tras la agresión sufrió «amnesia postraumática», por lo que «nunca va a recordar» lo ocurrido momentos antes de la agresión y mientras le golpeaban con «un objetivo contuso» compatible con «palos o patadas» o, incluso, con una escayola como la que tenía en el momento de los hechos uno de los acusados.

Informe de imputabilidad

Por su parte, los forenses responsables del informe de imputabilidad del hijo de la mujer procesada han explicado que el análisis de orina refleja que había consumido cannabis y psicofármacos, mientras que el del pelo muestra un «consumo repetido de cocaína y MDMA», así como de «cannabis desde al menos cuatro meses antes» de los hechos.

Asimismo, han indicado que este encausado presenta «trastorno antisocial de la personalidad, trastorno de control de impulsos, funcionamiento intelectual límite y trastorno por consumo perjudicial de tóxicos». También han señalado que, en su caso, existe una «codependencia» entre los medicamentos y las drogas que tomaba.

Tras afirmar que presenta afectación de la capacidad cognitiva y volutiva «leve», han asegurado que «conoce la ilicitud del hecho y sus consecuencias» y era «absolutamente consciente del alcance y la magnitud de los hechos». «Aunque con voluntad algo viciada, tenía capacidad para haber frenado su conducta», han valorado, para añadir que «se arrepiente después, cuando lo analiza y no aprende con la experiencia».

Conclusiones

Según las conclusiones de Fiscalía y de la acusación particular, tras el incidente en el bar, la mujer procesada se fue con la víctima a su lonja a «mantener relaciones y a drogarse». Su hijo, procesado por intento de homicidio, fue a la lonja «guiado por los celos o por un arrebato» porque «pensaba que su madre corría un peligro grave por estar con la víctima».

El acusado, ha mantenido Fiscalía, fue «con intención de matar» tal y como, según los testigos, «estaba verbalizando al tiempo que llamaba a golpes a la puerta de la lonja» y con el ánimo de lucro «a posteriori» de la agresión. Ha subrayado que el acusado «ha reconocido» la «brutal agresión» y ha afirmado que, «pese a su trastorno límite de la personalidad, era consciente de que los numerosos golpes dirigidos a la cabeza de la víctima podía causarle la muerte o, al menos, no le importaba la causación de ese resultado».

El Ministerio Fiscal ha rebajado de diez a siete años la pena para este encausado por un delito de homicidio en grado de tentativa, al aplicarle la atenuante de «adicción a sustancias tóxicas», y un año y seis meses por un delito de hurto. Pide que se mantenga en prisión preventiva.

Para el otro procesado mantiene los diez años de cárcel al considerar acreditado que participó en la agresión por testimonio de la propia víctima, que en la sesión de ayer declaró que ambos le agredieron, le golpearon en la cabeza «sin parar» y que le «querían matar».

Delito de hurto

Para la mujer y el otro varón acusados de un delito de hurto mantiene la petición de pena de un año y seis meses por considerar probado que participaron en el robo del móvil y marihuana a la víctima. Según mantiene el Ministerio Fiscal, hubo «un concierto» de los cuatro procesados para robar al agredido y ha destacado que uno de los acusados de intento de homicidio «devolvió el móvil al día siguiente, pero a requerimiento del hermano de la víctima» a través de un conocido de ambos, que hoy ha testificado y acusado al agredido de ser «traficante».

Por su parte, la acusación particular mantiene la petición de penas de diez años de cárcel para los dos encausados por intento de homicidio, ya que uno «ha reconocido los hechos» y el otro le dio «patadas mientras se encontraba en el suelo» según el testimonio «sin ningún género de dudas» de la víctima.

Para los otros dos acusados, también mantiene la petición de un año y seis meses por hurto, mientras que los abogados defensores piden su libre absolución al no quedar acreditado el robo de la marihuana y ser devuelto el teléfono móvil.

Intento de homicidio

El abogado defensor del hijo de la mujer implicada ha solicitado en su informe final una pena de tres años y medio por intento de homicidio, con la atenuante de «funcionamiento intelectual límite», y, tras destacar que ha reconocido la autoría de la agresión, ha afirmado que «no hubo ánimo de matar», sino que «se le fue la cabeza» en una situación «absolutamente sorpresiva». También ha rechazado el delito de hurto porque «el dinero que llevaba la víctima se encontró en su pantalón».

Ha pedido la puesta en libertad provisional de su cliente, que en julio cumplirá cuatro años en prisión preventiva, «más de la mitad de la pena que solicita Fiscalía», condicionada a tratamiento médico, que «no está recibiendo» actualmente en la cárcel.

El abogado del otro acusado de homicidio en grado de tentativa ha pedido su libre absolución porque no hay «ninguna evidencia» de su participación en la agresión y, según el tercer procesado, «intervino para parar la agresión». En cuanto a la acusación de hurto, ha señalado que reconoció haber robado la marihuana y el móvil, que luego devolvió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *