Zuazo recupera su sitio en la élite

Un año después, las vizcaínas vuelven a la máxima categoría tras el pleno de victorias en el playoff disputado en Lanzarote
Zuazo recupera su sitio en la élite
Banner de Remica en Bilbao

Un año ha durado el paso del BM Zuazo por el «infierno». Tras el descenso consumado en la campaña 22/23, el club vizcaíno ha logrado el ascenso a la División de Honor y ha recuperado así su lugar entre los elegidos. Sin embargo, y como ya intuíamos, no ha sido en modo alguno una travesía sencilla. Sabíamos que la División de Honor Oro iba a ser de todo menos un camino de rosas para el cuadro dirigido por Haito. Y el propio desarrollo de la competición lo fue confirmando.

Las dos plazas de ascenso directo se pelearon, literalmente, hasta la última jornada con tres protagonistas. A las de Barakaldo se sumaron La Rioja y Morvedre, que finalmente serían los equipos que se harían con ellas. De esta forma, al Zuazo sólo le quedaba un último intento, una última bala que esta vez no se podía disparar ni un solo milímetro lejos de la diana. El playoff en Lanzarote iba a determinar la suerte de las cuatro escuadras participantes.

Un favoritismo por confirmar

Zuazo partía como teórico favorito, considerando su mejor puesto en la liga regular. Sin embargo, es un cartel que debe reflejarse y confirmarse después en la cancha. Y esto es algo que no siempre ocurre, por lo peculiar de ser una fase tan corta y, en consecuencia, tan expuesta a fallos que no tienen luego margen para su remedio. Con el añadido, en este caso concreto, de tener que medirte a dos anfitriones. Y es que las vizcaínas debía verse las caras con Zonzamas y Cicar.

El cuarto en discordia, un Córdoba que venía de ganar la fase de campeonas de la División de Honor Plata y que, al margen de tener ya asegurado su billete a la categoría que Zuazo quería abandonar, tenía como premio extra disputar este playoff rumbo a la máxima división. En otras palabras, las andaluzas tenían la sorprendente posibilidad de ascender dos categorías en un año. Y, todo sea dicho de paso, no se han quedado muy lejos de lograrlo.

Era precisamente éste el rival de las nuestras en la última y definitiva jornada del playoff, y las cordobesas llegaban a la cita con opciones de ascenso. El duelo ha tenido lugar esta mañana y el triunfo, no sin dificultades, ha caído del lado de un Zuazo que ha terminado imponiéndose por 27-23. Era la tercera victoria en otros tantos encuentros, tras haber ganado el viernes a Zonzamas (31-25) y ayer a Cicar (34-31). Desde hoy, llega la hora del trabajo en los despachos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *