Álvaro Sanz expone el efecto de Tinder en los jóvenes

Desde adicciones a empeoramiento de relaciones interpersonales, ¿realmente merece la pena la aplicación de citas?

Podcast Sociedad

Diez años de Tinder: «Me he sentido enganchado. Era como un juego»

Teléfono móvil con Tinder / Deposit Photos
Banner de Pollería Ainhoa en Bilbao

Hace 10 años desde la creación de Tinder, la aplicación de citas más grande del mundo. Aunque la famosa aplicación haya ayudado a más de uno a encontrar la pareja de sus sueños, no se pueden ignorar los efectos que podría llegar a tener en las próximas generaciones. Desde la adicción hasta el empeoramiento de las relaciones interpersonales, los efectos que Tinder puede tener a largo plazo son desconocidos.

Gracias a la creación del Swipe (o deslizamiento), la popularidad de la aplicación de citas ha subido como la espuma en los 10 años que lleva operativa. En 2014, la misma aplicación publicó el número de matches (o personas que se gustan) que se habían dado desde su creación: más de dos mil millones. Y aunque el éxito de la compañía y su modelo monetización es un claro éxito, sus efectos en los usuarios no están claros aún.

El efecto en los jóvenes

Pareja aburrida Usando el móvil en el desayuno. Foto: Deposit Photos

Para muchas personas que utilizan la aplicación, el proceso de encontrar pareja no llega a alejarse de un juego. Deslizar a hacia un lado de la pantalla al ver una persona atractiva simplifica mucho el proceso de conocer e intimar con gente. Para psicólogas como Laura Montero, los efectos que la aplicación tiene en la generación Z y su manera de comportarse son profundas: «Las aplicaciones como Tinder pueden llegar a ayudar a personas que tengan problemas a la hora de relacionarse. Sin embargo, al ser tan fácil y al imitar tan de cerca a un catálogo, no permite que las relaciones profundicen. Eso hace que se generen relaciones más superficiales y carentes de responsabilidad afectiva».

Casi todo joven entre 18 y 35 años ha probado Tinder en algún momento de su vida. Su uso se ha extendido mucho, sobre todo estos últimos años. Para muchos, no es nada más que una curiosa aplicación mientras que otros han reconocido haber estado adictos: «He tenido la sensación de estar enganchada, de necesitar meterme en la aplicación y deslizar. Luego, ni si quiera hablaba con la gente». El funcionamiento de Tinder y sus efectos varían dependiendo de la persona. Es imposible saber si esta famosa aplicación nos perjudicará más que de lo que nos ayudará a largo plazo. Es cuestión de tiempo. Sin embargo, siempre habrá profesionales como Laura Montero dispuestos a estudiar este tipo de fenómenos.


Si te gusta EgunOn Magazine, suscríbete en nuestros canales de podcast:

Y sigue a Radio Popular en las redes sociales:

  • Sigue todas las noticias de Bilbao y Bizkaia en nuestro Facebook
  • Conoce la radio desde dentro en nuestro Instagram
  • Los titulares y los bacalaos del Athletic al minuto en X
  • Revive los mejores bacalaos en YouTube
  • Recibe las actualizaciones de nuestra programación y nuestras noticias en nuestro canal de Telegram

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *