En la Escuela de Salburua en Vitoria-Gasteiz ya lo disfrutan

”Jan eta Ikasi ESKOLATIK HASI” es el lema que acompaña a los seis Video Podcast que dinamizan esta iniciativa

Podcast Bilbao

La Pedagogía, el plato que hay que incluir en los menús escolares

Niños y niñas en un comedor escolar / Radio Popular-Herri Irratia
Banner de BBVA en Bilbao

La plataforma «Gure Platera Gure Aukera» es una iniciativa que apoya la demanda de las comunidades escolares por un cambio en el modelo en la gestión de los comedores escolares. Abogan por un modelo más sano, cercano, justo y educativo, lo que pasa por la petición de que se construyan más cocinas en las escuelas. EHIGE, Confederación de padres y madres de La Escuela Pública Vasca y Justicia Alimentaria, organización no gubernamental de cooperación y desarrollo, forman parte de esta plataforma.

La alimentación de nuestros hijos e hijas es una preocupación real, cada vez le damos más importancia, las madres y los padres intentamos hacerlo bien y sabemos que la gestión de los comedores escolares es una pieza clave en su crecimiento.

Para visualizar mejor esta preocupación, las AMPAS a través de EHIGE y Justicia Alimentaria, han lanzado la campaña «Jan eta Ikasi ESKOLATIK HASI», para que todos y todas podamos entenderlo. Incluye la realización de seis Video Podcast donde nos van a exponer esta temática desde diferentes ángulos.

«Jan eta Ikasi ESKOLATIK HASI»

Hoy presentamos el segundo de los Vídeo Podcast para lo que ponemos rumbo con nuestra unidad móvil a La Escuela de Salburua en Vitoria-Gasteiz, donde han desarrollado un proyecto dirigido a la mejora de ese espacio de tiempo que pasa el alumnado fuera de las clases para ir al comedor.

En esta ocasión la comunidad escolar de Salburua nos abre sus puertas para enseñarnos una asignatura que no figura en el calendario escolar. Es un centro con 700 alumnos y alumnas de los que más de 500 se quedan a comer.

Alfre Elgezabal es el conductor de este espacio y comparte micrófonos con Patricia Gómez, miembro de la ONG Bidezko Elikadura-Justica Alimentaria, la directora de La Escuela Salburua Maider Osinaga y el responsable y coordinador de comedor de Salburura Aitor Nuñez.

La idea que intentamos recoger es muy sencilla de comprender. El alumnado de los centros escolares pasa de lunes a viernes, de 12,00h a 15,00 horas (tres horas al día que son 15 horas a la semana),como espacio de  tiempo para el comedor que se puede aprovechar para dar una asignatura que no figura como tal, y que es necesaria para que crezcan con capacidad de autocrítica sobre los alimentos que ingerimos a lo largo de nuestra vida y no solo eso, con capacidad de mejorar la relación con su entorno y crecer como personas.

En la escuela de Salburua lo han puesto en marcha hace ya tres años y ahora por fin comienzan a ver los resultados y desde aquí animan a otros centros a que sigan su iniciativa para lo que nos insisten en que hace falta sobre todo, voluntad.

Educar también es aprender a comer alimentos saludables

Patricia Gómez de Bidezko Elikadura-Justicia Alimentaria lo explica. El elemento básico es el menú, que sea de calidad con productos del entorno y con la participación de la comunidad educativa. Nos habla de las fases de la cadena de alimentación a la que es importante añadir, el proceso de alimentación, el transporte de los alimentos, la situación del agua, la emergencia climática, la situación del campo en general o todos los paquetes tecnológicos. Se trataría de impartir una formación más completa más allá de lo académico que pasa por inculcar «valores ecosociales» a un alumnado más critico con lo que  consume en la escuela y en su vida.

Incluye en su análisis  la formación de monitores y monitoras, ya que sería una manera de reconocerles su trabajo y la necesidad de una comisión de comedor templada que sepa mediar con las familias ya que a veces no es fácil.

El comedor siempre ha sido un sitio muy problemático

Maider Osinaga es la directora de Salburua. «El comedor siempre ha sido un sitio muy problemático y en vista de ello y como tenía que renovar mi proyecto de dirección, hablé con Aitor como responsable de comedor y  me propuse como objetivo su transformación: los espacios, las actividades, las asambleas…dar la palabra a los comensales para qué decidan qué quieren y qué no , lo puse en el OMR, en El Consejo Escolar, también en el claustro, y comenzamos la transformación».

Este es el tercer año y empezamos a ver los resultado y son muy buenos , los niños y niñas están muy contentos.

Suena el timbre en Salburua, son las 12:00, la hora de ir al comedor

Aitor Nuñez , responsable y coordinador del comedor de Salburua que pone el corazón en todo lo que dice e insiste en que la voluntad y las ganas son el motor de cambio que ha conseguido dar un giro en  positivo a esas tres horas diarias de comedor y otras actividades. El proyecto sale de un pequeño borrador que él diseñó con dos ejes: El primero «Auzo-Sukaldea-Cocina de Barrio»con las escuelas de Errekabarri y Arantzabela, para cocinar con producto fesco, cercano, local y de calidad para los comedores escolares. El segundo eje  el salto del jantoki a la jangela.

«Uno de los aspectos más importantes es que hemos abierto todos los espacios de la escuela, que pueden utilizar las y los alumnos durante las horas de comedor:salas de motricidad, gimnasio, salón de actos, frontón, biblioteca, clases…y eso ofrece muchas posibilidades».

Todo esto se traduce en: concursos, actividades como just dance, jantoki talent. Los alumnos mayores organizan actividades para los pequeños y además cuentan con brigadas S.O.S  de las que forman parte voluntariado  de los cursos de quinto y sexto. Ayudan a lo cotidiano del comedor, servir mesas, recoger, acompañar a los más pequeños cuando van a dormir o a la psikogela. ¡Es increíble!, los mayores interactúan con los pequeños , preparan teatros, les organizan juegos .Las relaciones son muy buenas. El ambiente que se genera es muy bueno.

Transformar con pedagogía

Es el mensaje que nos mandan desde la escuela de Salburua. «Nosotros como escuela lo estamos consiguiendo y como barrio estamos esforzándonos en ello y vemos que es posible. Para sacar todo esto adelante no estamos solas, están el alumnado y las familias, los monitores y monitoras, las asociaciones de vecinos y vecinas, tiendas y las otras escuelas. Somos una comunidad escolar grande y tenemos una buena relación entre todos, nos coordinamos, nosotras damos la cara pero gracias al esfuerzo de todos estamos consiguiendo sacarlo adelante».

«Queremos que otros comedores también sigan nuestro modelo, que nos pregunten, que nos pidan ayuda. Formar un curriculum de barrio con sus objetivos y contenidos y ampliarlo a todo Gasteiz».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *