S.O.S Lezama

El método de trabajo en la factoría rojiblanca volverá a sufrir cambios con las elecciones

Lezama sale a escena cada cuatro años aproximadamente. En cada periodo electoral se pone el foco sobre la «fábrica» rojiblanca. La idiosincrasia del Athletic Club no permite propuestas extremas entre los diferentes candidatos. Sin apenas opciones de acometer fichajes de relumbrón, la diferencia entre las diferentes planchas la suele marcar la identidad del entrenador, puede que el director deportivo y el plan rompedor para la metodología de la cantera zurigorri. Son habas contadas.

En ocasiones puede cobrar importancia el trabajo de Lezama cuando le van mal las cosas a los equipos filiales. Preocupa que no salgan futbolistas talentosos que pueda reforzar la primera plantilla, cuando esta se nutre básicamente de sus equipos menores. En estos casos, no nos engañemos, se suele utilizar esta mala racha como arma arrojadiza en contra de algún presidente o de algún director deportivo. Va más allá de Elizegi, Alkorta, Urrutia o Amorrortu. Por desgracia es un clásico ya en nuestro día a día. Una pena.

Blindar Lezama

Cada nuevo presidente del Athletic llega con su director deportivo y su organigrama para Lezama. El terremoto electoral provoca cambios en la cantera, principalmente en la dirección de equipos. El baile de nombres suele ser largo. Cada plancha lleva aparejada una serie de nombres a los que luego hay que buscar acomodo. Los ex jugadores suelen arrastrar votos y cada vez es más frecuente utilizarles como gancho electoral. Si hay victoria, obviamente, hay recompensa. El mundo funciona así. Esto no quita para que haya muchos es leones perfectamente válidos para esos puestos, pero hay nombres que venden más que otros. La cruda realidad.

Lezama aparecerá como tema estrella en campaña electoral. Luego quedará en stand by hasta los próximos comicios. Por eso sería bueno aprovechar estas fechas pre campaña para sacar a debate este problema. Salvemos Lezama de la propaganda electoral. Aislemos el trabajo que se realiza en las instalaciones rojiblancas de periodos electivos. Quizá sería bueno establecer un periodo de tiempo más amplio, 6 u 8 años, en los que dejar trabajar a los profesionales que se designe.

Perfil ideal

Muchos veríamos con buenos ojos esta opción, lo más difícil estribaría en la elección de la persona o personas elegidas para gobernar Lezama sin injerencias. Huelga decir que tendría que ser un profesional impecable para no dar munición a los anti todo. Uno de esos nombres que consiga el respaldo de la gran mayoría, todos es imposible, de la familia Athletic y el mundo de fútbol. Que aúne experiencia en el fútbol, en gestión de equipos y liderazgo. Y cuyas carencias sepa cubrir con un equipo de trabajo que esté a la misma altura.

Sólo así sería posible dar ese paso y desvincular, de alguna manera, Lezama de la carrera electoral. Se establecería un periodo de tiempo más amplio para comprobar si el trabajo funciona. Evitaríamos el eterno nombre de bailes que se produce con cada relevo del sillón de Ibaigane. No estaría de más incluirlo, en un futuro, en los nuevos estatutos del club. Ahora mismo parece un imposible, pero por debatirlo no creo que pase nada. Ojalá algún candidato lleve una propuesta similar en su candidatura. Dicen que soñar es gratis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Radio Popular