El Diputado General de Bizkaia recibe a Alex Txikon y reconoce su trayectoria y su ascensión al Manaslu

El Diputado General, Unai Rementeria, ha felicitado en nombre de toda Bizkaia al alpinista y a todos los miembros de la expedición que ha corona
El Diputado General de Bizkaia recibe a Alex Txikon y reconoce su trayectoria y su ascensión al Manaslu
Reconocimiento de la sociedad bizkaina / Diputación Foral de Bizkaia
Banner de Ventanas Aguirre en Bilbao

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, junto a la diputada foral de Deportes, Lorea Bilbao, han recibido esta mañana en el Palacio Foral al alpinista Alex Txikon y a su amigo y compañero de expedición Eneko Garamendi, en un acto para reconocer el esfuerzo y el logro que el deportista vizcaíno ha realizado en su último reto: hollar la cumbre del Manaslu (8.163 metros) por primera vez en la historia en una expedición puramente invernal y sin oxígeno artificial.

El pasado 6 de enero, a las 9.30 horas (hora local), Alex Txikon hizo historia al lograr ascender, junto a sus compañeros nepalíes de cordada, a la cima de la octava montaña más alta del mundo y regresar sanos y salvos hasta el campamento base.

Tras dos intentos previos en los inviernos de 2021 y 2022 que le permitieron conocer de primera mano el Manaslu, el alpinista vizcaíno puso en marcha el pasado 26 de diciembre el proyecto Winter Summits para intentar conquistar la montaña que hasta esa fecha no había sido coronada por una expedición puramente invernal. El equipo liderado por Alex Txikon enfocó de manera diferente el reto de este año.

«Ascensión durísima»

La experiencia adquirida durante los dos primeros intentos los llevó a decidir que tenían que estar preparados para la primera oportunidad que se les presentara. Por ello, Txikon ha estado inmerso en otros proyectos en el Himalaya que le han ayudado en esa primera fase de aclimatación (un trekking solidario hasta el campo base del Makalu y otro hasta el campo base del Everest junto a un vecino de Zalla con parálisis cerebral y junto a Pájaro Trips).

Txikon ha afirmado que, probablemente, esta ha sido una de las experiencias «más exigentes y duras» de su trayectoria profesional, su segunda cima invernal a un ochomil.

«Fue una ascensión durísima, muy exigente y peligrosa, que nos ha requerido una fortaleza física y mental bestial. La montaña estaba mucho más difícil y en peores condiciones de las que pensaba», ha contado esta mañana en el recibimiento.

De hecho, el frío extremo, el hielo y el virulento viento los acompañaron durante todo el trayecto. Las temperaturas llegaron a descender hasta los -45 grados centígrados, y las rachas de viento alcanzaron hasta los 50 km/h.

Aclimatación

A pesar de la dureza de la hazaña, el alpinista ha reconocido que el cambio de estrategia, el haber tenido un mes de aclimatación para poder atacar la cumbre según tuviera la primera oportunidad y la ventana de buen tiempo que se les presentó, han sido clave para poder lograr el objetivo.

Al final del acto Txikon ha querido poner en valor la expedición polaca de 1984 que alcanzó la cumbre del Manaslu y ha afirmado que tuvieron un «mérito enorme, pues en aquella época no contaban ni con las herramientas ni con la información con la que contamos hoy en día».

Tampoco se ha olvidado de su compañero italiano Simone Moro y ha asegurado que «esta cima también se la debemos a él, quien descendió prácticamente del C2 al campo base solo, porque, aunque tenía fuerzas para seguir ascendiendo, consideraba que podía entorpecer al grupo a la hora de descender».

Para terminar, ha querido felicitar y dar las gracias a todas las personas que le han apoyado durante su carrera: familia, amistades, clubes y federaciones de montaña, colectivos vulnerables, patrocinadores, colaboradores y proyectos sociales, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *