¡Es un pájaro! ¡Es un avión! ¡Es Vingegaard!

El danés destroza a sus rivales en la contrarreloj
¡Es un pájaro! ¡Es un avión! ¡Es Vingegaard!
Banner de Cáritas Bizkaia (Rotación) en Bilbao

«¡Es un pájaro! ¡Es un avión! ¡Es Vingegaard!» Los aficionados que hayan visto pasar al corredor danés Jonas Vingegaard (Jumbo- Visma) en la decimosexta etapa del Tour de Francia, una contrarreloj de 22 kilómetros entre Passy y Combloux, habrán tenido una redacción similar a la de los ciudadanos de Metrópolis en los antiguos seriales de Superman. Porque lo que ha hecho hoy Jonas Vingeegard ha sido antológico, superhumano, bestial. Una exhibición de las que se recuerdan cuando pasan los años, las décadas, de las que tienen su propio capítulo en la historia de la ronda gala. El danés le ha metido 1:38 a Tadej Pogacacar (UAE) y un mundo al resto de corredores. Ha sido el único corredor de todos los que han tomado la salida (156, tras el abandono de Jorgenson) que ha completado el recorrido por enciam de los 40 km/h de media. Una salvajada, más si se tiene en cuenta el perfil de la crono, que para nada era para especialistas.

Golpe al Tour

Jonas Vingegaard tiene ahora una ventaja de 1:48 sobre su máximo rival, Tadej Pogacar. Y no es porque el esloveno se haya hundido ni nada parecido. Su desempeño ha sido también asombroso. Le ha metido más de un minuto al tercero, Wout van Aert, escudero de Vingegaard. Jumbo vuela. Ahora resulta  sencillo dejarse llevar por el espíritu del Capitán Aposteriori y, sí, es muy probable que el agujero no sería tan grande si Pogi no hubiera cambiado de bici. Pero hoy estaban en planos diferentes.

Pello Bilbao (Bahrain) ha realizado también una fantástica contrarreloj. El de Gernika ha sido cuarto en la etapa a 2:55, y mantiene su puesto en el top 10 del Tour. Una actuación que invita al optimismo de cara a esta última semana. En lo que a la lucha por el podio se refiere, Adam Yates (UAE) ha rendido mejor que Carlos Rodríguez (Ineos) y le arrebata al español el tercer puesto. La diferencia es tan solo de cinco segundos y si Pogacar quiere ganar el Tour es muy probable que Yates se tenga que sacrificar en los próximos días.

Mañana los corredores afrontarán una dura etapa de 165 kilómetros  con final en Courchevel. Los corredores se enfrentarán a cuatro puertos de montaña, siendo Courchevel la mayor amenaza del día. Aunque el desnivel medio no resulta muy intimidante, sus 28 kilómetros de ascensión asustan. Si Pogacar quiere hacerse con el amarillo, tendrá que buscar la heroica desde mañana. Aunque cabe preguntarse si lo heroico es suficiente cuando lo que tienes enfrente es superheroico.

Sigue la etapa desde las 16:00 en Radio Popular, siempre de la mano de nuestros amigos de Malda Bikes. En Malda tienen todo lo que un cicloturista puede necesitar, siempre con el mejor consejo de Zugaitz Ayuso, nuestro comentarista durante la ronda gala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *