El oficio de ganar

Los leones aprenden de sus errores y aprovechan la oportunidad de depender de sí mismos para entrar en Champions
El oficio de ganar
Guruzeta marca el 1-0 en Las Palmas / ATHLETIC CLUB
Banner de Pollería Ainhoa en Bilbao

La experiencia es un grado y tras muchos años tropezando en la misma piedra, parece que los rojiblancos van aprendiendo de sus errores. Otras temporadas en las que se ha alcanzado la última ronda copera, el equipo se ha despistado antes y después de esa gran cita, ahora parece que eso ha cambiado. Nada más lograr el billete ante el Atlético de Madrid, el conjunto zurigorri, con siete cambios, fue capaz de plantarle cara al Barça y al menos sacar un empate con el desgaste físico y el subidón anímico que arrastraban. Al abrigo de San Mamés siempre es un poco más fácil y por eso había expectación por comprobar cómo se iba a comportar la escuadra bilbaína fuera de casa.

Del dicho, al hecho

El partido de Las Palmas nos sirvió para comprobar que Valverde es consecuente con sus palabras en sala de prensa, donde argumentó que la mejor manera de preparar la final es competir cada jornada para llegar en un estado óptimo a La Cartuja. Dicho y hecho. Equipo de gala en en el estadio de Gran Canaria y tes puntos al zurrón. Es verdad que no fue un partido excelso, faltó el brillo de otras muchas ocasiones, pero eso es algo que no se le pude pedir a este equipo todos los días ni ante todos los rivales.

Oficio

En esta ocasión, los leones tiraron de oficio para noquear a un rival difícil de maniatar. Fue un partido táctico, de esos con los que disfrutan los entrenadores y que al espectador neutral se le hace un poco bola, pero el Athletic hizo lo que debía: cerraron los espacio, apretaron su salida balón y cortocircuitaron su ataque.

Un equipo tan trabajador y solidario tienes muchas opciones de ganar porque luego tiene calidad arriba con los los hermanos Williams, Sancet, aunque no esté en su mejor momento, y Gorka Guruzeta que vuelve a estar de dulce de cara a la portería contraria. Con el del domingo alcanza los 13 bacalaos, 11 en liga y 2 en Copa. Iguala su mejor racha que fue con la SD Amorebieta en segunda división cuando todavía restan 11 partidos por disputar en total. Además se ha sacado esa espinita de marcar poco lejos de La Catedral. Suma y sigue para el delantero donostiarra que va camino de llevarse el ‘Pitxitxi’ del equipo con permiso de Iñaki a Williams.

Champions posible

El triunfo en la isla permite a los de Valverde consolidar la quinta plaza y colocarse a dos del Atlético por lo que objetivamente dependen de sí mismos para terminar en cuarta posición. Es un reto mayúsculo, pero la debilidad colchonera a domicilio y la fortaleza de los bilbaínos invita a seguir soñando con esa posibilidad. El derbi ante el Deportivo Alavés no se puede escapar para luego afrontar la visita al dentista en el Bernabéu, a una semana de la final de Copa.

¿Y Yuri qué?

Con los problemas que viene arrastrando Yuri Berchiche no entendí muy bien su vuelta al once nada más recuperarse. Hay tiempo para que se recupere y pueda estar en la final de Sevilla, pero conviene actuar con precaución en adelante. Tengo claro que si Valverde lo alineó es porque tenía las garantías suficientes de que estaba preparado para jugar, pero me hubiera gustado ver a Imanol García de Albéniz en el campo después de su buen partido ante el Barça. Hubiera sido una recompensa justa a su buen trabajo y un subidón anímico para el chaval.

Afición incansable

A estas alturas no es noticia que un millar de seguidores rojiblancos acudan al estadio insular a arropar al Athletic, pero debería. En la isla estaban alucinados con el interés despertado en un partido “normal” de liga. La final de Copa sirve de combustible para animar esa pasión rojiblanca, que se desatará con todo su esplendor el 6 de abril en las calles de Sevilla. Está claro que la capital andaluza se va a quedar pequeña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *