La cifra de negocios de la industria en Euskadi en 2022 ascendió un 27% y el valor añadido un 15,2%

La inversión aumenta un 39,8% superando los 2.500 millones por primera vez desde 2009
La cifra de negocios de la industria en Euskadi en 2022 ascendió un 27% y el valor añadido un 15,2%
Banner de Kurago en Bilbao

La cifra de negocios de la industria en la Comunidad Autónoma Vasca en 2022 ascendió un 27% respecto año anterior, hasta los 74.642 millones de euros, y su valor añadido se incrementó un 15,2%, llegando a los 16.650 millones. Además, la inversión aumentó un 39,8% superando los 2.500 millones por primera vez desde 2009, según datos elaborados por Eustat.

El volumen de ingresos total superó por primera vez el límite de los 74.000 millones de euros, en concreto 74.642 millones de euros a precios corrientes en 2022, convirtiéndose de esta manera en el más elevado de la serie histórica conocida.

Por su parte, el valor añadido bruto a coste de factores, alcanzó los 16.650 millones de euros, un 15,2% superior al obtenido el año 2021, el segundo más elevado de la historia tras el de 2008. Este indicador mide el valor económico de la producción total de bienes y servicios descontando los recursos que han sido necesarios para su producción, las subvenciones y los impuestos indirectos.

Según ha destacado Eustat, esta «pujanza» de la industria vasca en 2022 se ha proyectado en todos los indicadores económicos. Comenzando por el empleo, el número de personas ocupadas en la industria en Euskadi ha aumentado un 1,4%. El total de personas empleadas se sitúa así en 204.774, lo que supone 2.824 personas más, que, en su conjunto, trabajaron un 2,5% más de horas que el año 2021. A su vez, los gastos de personal aumentaron un 6,6%.

En 2022, el sector industrial vasco registró una productividad laboral aparente -el rendimiento de una unidad de trabajo aplicada al proceso productivo – de 81.308 euros por persona empleada, un 13,6% superior a la de 2021, superándose holgadamente por primera vez la frontera de los 80.000 euros por persona.

Los costes de personal por persona fueron de 47.911 euros, un 5,1% mayor que los del año anterior. Si se conjugan ambos indicadores, se obtiene la ratio de productividad laboral ajustada por salarios, que representa cuánto valor añadido se obtiene por persona empleada considerando los costes medios. Su valor para 2022 es de 169,7%, o lo que es lo mismo, en términos de valor añadido se obtuvo 1,697 veces el valor de los costes por persona empleada. Este indicador ha aumentado un 8% en 2022 con respecto a 2021.

Del mismo modo, la inversión, 2.520 millones de euros, un 39,8% superior a la de 2021, se recupera con fuerza de la debilidad observada en 2020, año de la pandemia por covid-19, donde se obtuvo una tasa negativa del 13,5%, y de la ligera recuperación mostrada en 2021, un 1,2%, erigiéndose 2022 en el año con la inversión más económicamente potente desde 2009.

Análisis territorial

El importe de la cifra de negocios se ha elevado considerablemente en los tres territorios, pero es en Bizkaia donde más se ha dejado notar, según ha destacado Eustat. De este modo, de los 15.884 millones de euros más facturados en 2022 en el conjunto de la Comunidad Autónoma Vasca, Bizkaia absorbió 9.827 millones, el 61,9%, como consecuencia de que su cifra de negocios se disparó un 38,1%. En Álava, también se acelera un 23,5%, mientras la subida en Gipuzkoa, aún considerable, comparativamente se limita al 14,8%.

Respecto al empleo industrial, en Bizkaia se produjo el mayor incremento de empleo (2,1%), en tanto que en Álava y en Gipuzkoa se escalonan incrementos del 1,4% y 0,7%, respectivamente. Estos resultados se trasladan al valor añadido bruto generado por la industria en cada territorio. Así, esta magnitud en 2022 fue un 26,9% superior a la de 2021 en Bizkaia, un 10,9% en Álava y un 6% en Gipuzkoa.

Medido por persona empleada, la productividad laboral aparente, se obtiene que Bizkaia y Gipuzkoa son los territorios extremos: en el primero la ganancia de productividad se cifró en un 24,3%, mientras en el segundo fue un 5,3%, y Álava, entre medias de ambos, vio aumentar su productividad media en un 9,3%.

Contrastando con lo que sucede en el resto de indicadores, Bizkaia fue el territorio en el que los costes por persona empleada plasmaron un menor ajuste al incrementarse el 4,6%, frente al 5,1% de Álava y el 5,7% de Gipuzkoa. Así, el coste medio por persona en Bizkaia fue el más bajo de los tres territorios, 46.804 euros, mientras en Álava se situó en 48.543 euros y en Gipuzkoa en 48.678 euros.

Con estos datos, el coeficiente de productividad laboral ajustado por salarios resultó ser del 152,7% de los costes medios en Gipuzkoa, cuando en Álava alcanzó el 167,9% y en Bizkaia el 188,5%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *