Urkullu pide una gobernanza multinivel en la UE con aportaciones de naciones y regiones

Apuesta por "un esfuerzo creador" por la paz y alerta de que Oriente Próximo y Medio "se desangran con grave afección a civiles indefensos"
Urkullu pide una gobernanza multinivel en la UE con aportaciones de naciones y regiones
El lehendakari Iñigo Urkullu durante una rueda de prensa, a 9 de abril de 2024, en Vitoria, Álava, Euskadi (España) / Iñaki Berasaluce - Europa Press
Banner de Pollería Ainhoa en Bilbao

El Lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, ha reivindicado una gobernanza «multinivel efectiva» en la UE para que «las diferentes regiones y naciones» puedan realizar su aportacion «en la arquitectura constitucional que la nueva Europa reclama».

En una declaración, con motivo del Día de Europa, ha recordado que hoy se conmemoran los 74 años de la firma de la Declaración Schuman, que está considerada como «la partida de nacimiento de la Unión Europea».

Según ha subrayado, hoy en día sus principios cobran «más vigencia que nunca» y ha reivindicado «los valores que la inspiraron como base para el progreso y la convivencia entre los pueblos de Europa», así como para «la colaboración y la concordia en un mundo global».

Urkullu ha apuntado que estamos a las puertas de unas nuevas elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar entre los días 6 y 9 de junio y ha señalado que Europa, «nuevamente, se encuentra en una encrucijada».

«El mundo regido por el orden internacional establecido tras 1945 se ve amenazado por tendencias preocupantes que tiene consecuencias en el multilateralismo, el libre comercio o el ámbito de cooperación internacional», ha remarcado.

Según ha apuntado, desde la invasión unilateral de Ucrania por parte de Rusia en 2022 la estabilidad lograda tras la Guerra Mundial «se ha visto amenazada en Europa».

En este sentido, cree que hoy es de aplicación una de las ideas de Schuman cuando afirmaba que «la paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan».

Urkullu ha indicado que es «evidente» que la configuración de los nuevos equilibrios geopolíticos «amenaza la paz, y garantizarla se convierte en una prioridad» que requiere de ese «esfuerzo creador» compartido en el seno de la Unión Europea.

El Lehendakari en funciones ha asegurado que en 2024 «las tensiones lejos de rebajarse se han incrementado» y Oriente Próximo y Oriente Medio «se desangran con una grave afección a la población civil indefensa».

Urkullu ha manifestado que el aumento de los conflictos armados es «una realidad tangible» y, sin embargo, «no lo es aún una Política común de defensa en Europa».

«Cuando se cumplen 20 años de la última gran ampliación de la Unión, una nueva llama a la puerta. Hoy, la globalización se entiende de manera distinta a como se entendía hace 20 o 30 años, y Europa está llamada a desarrollar su propia autonomía estratégica. Europa y el mundo afrontan la triple transición energética, digital y social».

A su juicio, para responder a este reto Europa debe profundizar en el Mercado Único, y «urge la implantación de un mercado europeo de las finanzas, de las comunicaciones y de la energía».

Por ello, en este Día de Europa, Urkullu ha reclamado una Política de cohesión «justa, como elemento estructural del Mercado Único, y como medio para alcanzar una Unión europea más cercana, eficiente y cohesionada en beneficio de todas y todos los ciudadanos».

«En realidad, la crisis es una oportunidad y, tal como afirmaba Monnet, ‘los hombres solo aceptan el cambio resignados por la necesidad y solo ven la necesidad durante las crisis'», ha agregado.

Además, ha destacado que se necesita una Política industrial común, y la configuración de «una quinta libertad europea, adicional a las existentes, que refuerce la investigación, la innovación y la educación, en la línea propuesta por Enrico Letta en su Informe «Mucho más que un mercado».

También ha reivindicado una Europa «comprometida con el multilateralismo, el diálogo y la cooperación» y ha señalado que las consecutivas crisis financiera, del Brexit, de la pandemia y la guerra en Ucrania han hecho que Europa «saliera reforzada y avanzara en la integración».

Iñigo Urkullu ha afirmado que el proceso de integración europeo requiere «visión, audacia y voluntad política» y avanzar en este proceso requiere «la suma de todas las voluntades, de los Estados y también de las diferentes regiones y naciones que deben realizar su aportación en la arquitectura constitucional que la nueva Europa reclama».

En esta línea, ha asegurado que «va siendo hora ya de estructurar una gobernanza multinivel efectiva basada en el principio de subsidiariedad, para que las regiones y nacionalidades que contamos con competencias legislativas podamos desarrollar plenamente los propios poderes constitucionales en el ámbito de la Unión, enriqueciendo sus debates, fortaleciendo su legitimidad, aumentando la participación y el control democráticos, y contribuyendo al proceso de construcción e integración europea».

«Reitero nuestro compromiso europeísta, reivindicando al mismo tiempo la necesidad de reforzar el Arco Atlántico como medio para avanzar en los retos y proyectos compartidos: una economía atlántica innovadora y sostenible; un Espacio Atlántico interconectado en transporte, digitalización y energía; un Espacio resiliente al cambio climático; un Espacio Atlántico unido en términos sociales y culturales para garantizar el atractivo de los territorios y mejorar las competencias en los principales sectores de especialización inteligente», ha añadido.

Asimismo, ha reafirmado la apuesta de Euskadi por una Unión Europea que promueva la diversidad cultural y la inclusión, la calidad de vida y el bienestar. «Una Europa que defienda la dignidad de la persona, la cohesión social, los derechos humanos y la convivencia pacífica de todos los pueblos que la integran», ha añadido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *