Bizkaia

La sociedad vasca se muestra abierta a la diversidad, pero hay que seguir trabajando la tolerancia.

La sociedad vasca obtiene un notable en una escala de apertura a la diversidad social, según el último informe «Discriminación y diversidad  en la CAE» que ha elaborado Ikuspegi – Observatorio Vasco de la Inmigración, de la UPV/EHU, en colaboración con el Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno Vasco.

Segun el informe, la sociedad vasca se caracteriza por una menor presencia de la discriminación, tanto la percibida como la vivida, y al mismo tiempo, por una mayor apertura hacia la diversidad. Sin embargo, este estudio también destapa que hay algunas actitudes menos tolerantes hacia la población gitana y las personas de origen extranjero. Estos grupos sociales se perciben también como los más afectados en el acceso a la vivienda.

En cuanto al mercado laboral, la discriminación se centra principalmente en las mujeres, y más en concreto, en su acceso a los puestos de responsabilidad. La discriminación sexista se identifica también en experiencias personales vividas en la calle, de tal forma que una de cada tres mujeres encuestadas cree que en Euskadi es bastante o muy frecuente.

La investigación también remarca que la discriminación debe analizarse contemplando la combinación de varios factores, que unidos agravan la vulnerabilidad de algunos colectivos: sexo/género, edad y nacionalidad; sin olvidar los recursos económicos y/o la apariencia física que no se ajuste a los estandares actuales.

Iraide Fernandez, doctora en sociología por la UPV/EHU y coordinadora del estudio, ha ofrecido los detalles esta mañana, en EgunOn Magazine.

 

Radio Popular