Pase con suspense

El Zuazo logró ante el Pereda el billete para la siguiente ronda copera con sufrimiento (24-26), tras dejar escapar una renta de ocho goles
El Zuazo sufrió en Santander para pasar de ronda en la Copa / Club Balonmano Pereda

A este Zubileta Evolution Zuazo le van las emociones fuertes. Lo de ganar está bien, pero si se consigue con emoción, mejor. Es, por así decirlo, un plus, un extra, algo que da más lustre a las victorias. Y cuando de perder se trata, también la exigua renta en el marcador es algo a presentar en la hoja de servicios. No en vano, y dentro del ahora citado capítulo de las derrotas, hay que apuntar que el cuadro vizcaíno sólo ha caído por hasta un máximo de dos goles en lo que llevamos de curso. Algo aplicable, asimismo, a un buen puñado de partidos en campañas precedentes.

Ayer dejábamos aparcado el chip liguero, que deberá reactivarse este sábado en Lasesarre con un duelo clave frente al Lanzarote. Lo que este miércoles nos llevó a Santander fue la Copa, con una primera ronda que nos medía al Pereda que dirige el ex del Zuazo, Juanjo González. El conjunto cántabro milita en la División de Honor B del balonmano femenino estatal y, a modo de sandwich, el duelo de ayer le cogía entre los dos de liga ante los dos primeros clasificados. El Pereda es cuarto y visita este fin de semana al líder, en un choque muy importante para las cántabras. Un poco como el propio equipo de Barakaldo, que el sábado no puede fallar, en su caso ante el colista.

El despertador no funcionó

Con esas premisas, el choque de La Albericia comenzó titubeante entre dos escuadras a las que les costó darse cuenta de que el partido ya había comenzado. En especial, un Zuazo que tardó un mundo en anotar su primer gol (9’22): Garoa logró lo que hasta ese momento parecía entre un milagro y un imposible. Para entonces, las anfitrionas habían sumado tres, lo que tampoco les daba precisamente para entrar en el libro de los récords. No podemos decir, desde luego, que el duelo empezara con una fiesta ofensiva y goleadora.

Poco a poco, las de Haito fueron encontrando el camino hacia la meta rival, apoyadas en el acierto de Isa Fernández-Agustí y Ane Encina. De esta forma, y aprovechando también las pérdidas del cuadro local en ataque, el Zuazo logró una jugosa renta al descanso (10-16) que casi prometía una plácida reanudación. Se trataba, de cara al segundo acto, de no repetir lo ocurrido en Lasesarre ante Atlético Guardés, con aquel parcial de 9-1 con el que el equipo gallego dinamitó el partido, de regreso de vestuarios. Esta vez no sólo no sucedió, sino que las de rosa (volverán este sábado al rojo y negro) ampliaron la renta hasta los ocho goles. Sin embargo, una vez alcanzado el cartón 21, volvieron esos no tan viejos fantasmas, y los brazos empezaron a encogerse.

A la desconexión inicial se sumó la que en la segunda mitad provocaría un inquietante y merecido parcial de 10-2 para el Pereda. Incontables pérdidas en ataque, bajo nivel defensivo ante las acertadas decisiones de las de Juanjo González…. la tormenta perfecta para que la por entonces alicaída afición local resurgiera cual Ave Fénix, al compás del propio equipo. A falta de diez minutos, la escuadra cántabra empataba la contienda y obligaba al Zuazo a apretar tuercas y a hacer un esfuerzo extra, como justo castigo.

Triunfo y aviso para la «final» del sábado

La recta final supuso un plus de sufrimiento, otro más, con un Pereda que desaprovechó dos ataques fundamentales para ponerse a un gol del empate. Con la prórroga en un posible horizonte, los nervios atenazaron (felizmente, hay que reconocerlo así) a las locales.  Tras el partido, asumiría Haito su responsabilidad en no haber sabido parar la reacción santanderina a su debido tiempo, recortando por ejemplo los minutos en cancha de las menos habituales.

Pero hay que reconocer que son este tipo de situaciones las que también sirven a éstas, y mucho, ya que supondrán una enorme lección para unas jóvenes jugadoras que, en definitiva, son el futuro del equipo y del club. Y porque, finalmente, la victoria cayó de nuestro lado (24-26), por lo que ni siquiera tenemos razones para flagelarnos innecesariamente. Por desgracia, es del todo probable que habrá momentos más propicios para ello.

Ahora toca dejar a un lado la Copa y centrarse en un encuentro que, sin ser definitivo, sí se antoja clave. Restan aún muchas jornadas (20) para que se baje el telón de la liga, por lo que es cierto que dista de ser una final al uso. Pero el triunfo ante el colista Lanzarote en Lasesarre (sábado, 17:15), un equipo que aún no ha puntuado (aunque tiene un partido pendiente), se entiende fundamental de cara a la cerrada lucha que se prevé por la permanencia. Lo contaremos en Bizkaia Juega.

Tras el encuentro de anoche, Joseba Rodríguez Haito atendía a Radio Popular-Herri Irratia. El técnico del Zubileta Evolution Zuazo reconocía no estar especialmente satisfecho:

Pereda (24): Carlota González, Sandra Rodríguez (4), Andrea Pellon, Lydia Blanco (2), Jessica Romero (2), Ana Barquín (2), Verónica Berastain (1), Sol Ariadna Azcune, Agustina Modernell, Leire Carcamo, Aida Brull (7), Belén Sáez (5), Candela Gómez, Natalia Menezo, Alba Fernández (2), Marina González. Entrenador: Juanjo González.

Zubileta Evolution Zuazo (26): Meriem Ezbida, Paula García, Estíbaliz Velasco (1), Alba Sánchez, Ariadna González, Isabel Fernández-Agustí (6), Estitxu Berasategi (1), Garoa Sarrionandia (4), Ane Encina (4), Anne Erauskin (2), Maddi Bengoetxea (2), Ariane Blázquez (1), Anne Romero, Izei Permach (3), Magdalena Fernández-Agustí (2). Entrenador: Joseba Rodríguez

Árbitros: Adrián Rodríguez Valdés y Francisco Fernández Herrero (Colegio Asturiano).

Parciales:  1-0, 3-1, 4-5, 9-9, 10-13, 10-16. Descanso. 11-18, 14-19, 16-20, 20-21, 21-24, 24-26.

Incidencias: Partido perteneciente a la primera ronda de la Copa de la Reina, disputado en el Pabellón de La Albericia con alrededor de un centenar de espectadores en las gradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Radio Popular