Un mal Athletic cae goleado ante el Real Madrid

Las rojiblancas se quedan sin la ansiada final de Copa y ponen fin a la temporada
Un mal Athletic cae goleado ante el Real Madrid
Momento del partido de la semifinal de Copa / ATHLETIC CLUB
Banner de Cáritas Bizkaia en Bilbao

Un mal Athletic cayó goleado por 0-4, en la semifinal de la Copa de la Reina, sin oponer resistencia ante un Real Madrid inmensamente superior. Las leonas demostraron una fragilidad defensiva alarmante que decidió el partido. Lo mejor fue que la lesión de Oihane Valdezate, a falta de pruebas, no reviste tanta gravedad como se temieron los seguidores en el momento de la acción.

La Copa de la Reina se sigue resistiendo al Athletic Club. Había ilusión con esta Final Four, la última en este formato, pero el Real Madrid resultó misión imposible para las leonas, que sufrieron lo suyo en Butarque, aunque se llevan una experiencia importante para el futuro. El 0-4 pone fin a un sueño que habrá que seguir persiguiendo con fe en adelante.

A otro nivel

La realidad es que hubo una gran diferencia con respecto al equipo de Toril, que entró hambriento al verde. Iraia apostó por una alineación muy joven, con las diez jugadoras de campo de edad sub-23 resguardadas por Quiñones. Era una durísima prueba porque el Real Madrid quiere su primer gran título femenino y pronto se pudo comprobar que no se andaría con bromas.

Y es que en la primera ocasión, la escocesa Weir sacó a pasear su enorme clase para hacer el 0-1 con una medida vaselina. El gol en el minuto 6 dejó a las leonas aturdidas y Caicedo estrelló un balonazo en el poste. Para colmo, llegaría en el minuto 16 la lesión de Valdezate, que dejó con lágrimas su puesto a Azkona.

Weir pondría el centro del 0-2 en el minuto 26, cuando el disparo de Toletti murió en las mallas tras ser desviado por Zubieta. Poco a poco, el Athletic se fue estirando, con algo más de posesión pero sin llegada. En un contragolpe, Athenea rompió al primer palo para cazar un pase de Feller. El tercero antes del descanso era ya la sentencia.

Sin opción de reacción

El asunto se puso aún más feo cuando a los 26 segundos de la segunda mitad, Weir marcó el 0-4. El Athletic no logró pisar con demasiado peligro la portería de Misa, ante un rival con una presión muy compacta. Al menos, trató de mover la pelota con cierto criterio para que la goleada no fuese a mayores. La colegiada se tragó un penalti por mano de Kenti Robles a disparo de Peke antes del parón por un susto en la grada. Punto y final a la temporada y al sueño copero, entre ellos de un gran puñado de seguidores athleticzales que se acercaron a Leganés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *