Bilbao

Así será la futura plaza del Ensanche: más peatonal y arbolada

En abril comenzarán las obras de renovación de la céntrica plaza de Bilbao y su aparcamiento que finalizarán en otoño de 2026
Así será la futura plaza del Ensanche: más peatonal y arbolada

El Ayuntamiento de Bilbao iniciará el próximo mes de abril las obras de renovación de la plaza del Ensanche y del aparcamiento ubicado debajo, que pasará a contar con cinco plantas, dos más que el parking actual, y dispondrá de 549 parcelas, 198 más que ahora. La inversión total del proyecto, cuya finalización se prevé en otoño de 2026, es de 18,1 millones de euros.

En rueda de prensa, la concejal de Movilidad y Sostenibilidad de Bilbao, Nora Abete, ha explicado que, en concreto, se destinarán 14,9 millones para el aparcamiento y 3,3 millones a la reurbanización de la plaza. Del total de plazas, 17 se destinarán para vehículos de personas con movilidad reducida, ocho para motos y un espacio para bicicletas en la planta de residentes, que tendrá 114 plazas (cinco para movilidad reducida y cuatro para motocicletas).

En cuanto a las fases de las obras, Abete ha indicado que este mismo mes de enero se realizarán inspecciones de las viviendas, locales y edificios que se encuentran en el área de influencia de la obra para levantar actas de su situación actual y poder tomar referencias en caso de que los trabajos generen algún tipo de afección. En abril se iniciarán los trabajos de señalización en calles, se producirá el cierre perimetral de la obra y se realizará el desvío de los servicios afectados que se encuentran en la zona de obra.

En los meses siguientes se realizará la demolición de la estructura actual y se llevarán a cabo las excavaciones y la estructura del contorno del parking y la urbanización de la nueva plaza comenzará en otoño de 2025, una vez se hayan llevado a cabo los trabajos de cimentación y forjados del parking. Durante el otoño siguiente, en 2026, se prevé que finalicen las obras y que se proceda a la apertura de las nuevas instalaciones. En otoño de 2025, se abrirá el plazo para que las personas que quieran solicitar una de las 114 plazas que estarán reservadas para residentes en el parking puedan inscribirse y la asignación de parcelas se realizará por sorteo y la concesión será por un año, renovable.

Aparcamiento moderno

Según han explicado Nora Abete, con esta obra se podrá contar con un «aparcamiento moderno» para «responder a los retos de la movilidad que nos puede ir presentando en los próximos años». Además, ha destacado, se ganarán dos plantas respecto a las tres actuales, en las que, «por primera vez, los residentes contarán con una planta en exclusiva para ellos». Abete ha destacado la dimensión de este proyecto para Bilbao, con el que, además de dotar al centro de la ciudad de un parking completamente renovado, se busca diseñar una plaza «orientado a crear un espacio de arbolado y esparcimiento para el disfrute de la ciudadanía». Respecto a la planta exclusiva para residentes, ha asegurado que «compensará la eliminación de plazas de aparcamiento en el exterior, cuyo espacio se ganará para la peatonalización».

Puntos de carga

Las nuevas instalaciones incluirán también puntos de carga para vehículos eléctricos, que en un principio darán servicio a un 10% de los usuarios de rotación y un 25% de residentes, aunque existe la posibilidad de ampliarlas hasta un 100% en el futuro. El nuevo parking contará con dos ascensores, uno de ellos también para bicicletas, estará equipado con sistema de lectura de matrículas y los residentes dispondrán de un control de acceso independiente. También se mejorará la visibilidad interior para evitar puntos oscuros y se instalarán cámaras de vigilancia.

La entrada al nuevo parking estará en el lado oeste y la salida en el lado sur hacia la calle Colón de Larreategui y la calle donde se ubicará la entrada quedará cortada al tráfico, salvo el acceso al parking. El espacio que actualmente es de uso para el tráfico rodado será peatonal y se integrará en la nueva plaza.

Variables medioambientales

Para el diseño de la plaza se han analizado múltiples variables mediambientales, como un estudio bioclimático que incluye un análisis de soleamiento y estrategias para la reducción del efecto isla de calor y volumen de escorrentía. También se han considerado otras variables de funcionalidad del espacio con el fin de optimizar las condiciones de uso para la ciudadanía.

En esta medida, se crearán espacios con abundante arbolado, en los que se trasplantarán los actuales y se añadirán numerosos ejemplares más, así como amplias zonas de esparcimiento. La plaza ganará el espacio en el vial oeste, que actualmente es de uso para el tráfico rodado y acera.

También se realizará un análisis previo del impacto acústico originado por las obras durante las fases de excavación y demolición, retirada de escombro y de construcción, un estudio que permitirá realizar las tareas de muestreo espacial y temporal de la afección acústica de las obras desde su inicio hasta su finalización, de forma que se definirán fases y puntos de control donde se llevarán a cabo campañas periódicas de mediciones de ruido y vibración ambiental.

Además, se incorporarán equipamientos especiales para minimizar las molestias producidas por el polvo que se pueda generar y se llevarán a cabo riegos continuos para evitar la extensión del polvo. Asimismo, se realizará la limpieza de ruedas de camiones previa a la salida al exterior de la obra y se usarán camiones cisterna para la limpieza del vial.

Carteles y buzoneo

También se llevará a cabo un plan para informar a los vecinos del entorno sobre los aspectos relevantes que pudieran ser de su interés, mediante la colocación de carteles y buzoneo de hojas informativas. Existirá también la figura del comunicador de obra, que estará disponible durante la ejecución de las obras para aclarar dudas o aportar las informaciones requeridas y con ese mismo propósito se habilitará una caseta de obra en la que se podrán realizar consultas relacionadas con el desarrollo de los trabajos y sus efectos en el entorno.

Afecciones al tráfico

La edil ha asegurado que la accesibilidad peatonal estará garantizada durante el tiempo que duren los trabajos, tanto a los servicios de proximidad del Edificio del Ensanche como a todos los comercios que rodean la plaza y que la única afección notoria que sufrirán los peatones será la privación de uso del espacio público de la plaza. El tráfico rodado quedará interrumpido en ambos laterales de la plaza durante la ejecución de las obras y la limitación del tráfico en el tramo comprendido entre las calles Colón de Larreategui e Ibañez de Bilbao afectará a la línea de Bizkaibus entre Bilbao- Getxo y Azkorri, que modificará su recorrido.

Sin embargo, se mantendrá la carga y descarga del Mercado y se señalizará la entrada y salida de camiones para minimizar la afección al tráfico de la zona. Durante la obra se eliminan las plazas de aparcamiento en superficie en ambos laterales de la plaza, y de forma definitiva los del lateral del lado oeste de la plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *