Última hora

Los exjefes de ETA ‘Txapote’ y ‘Amaia’ rechazan declarar ante el tribunal

La hija del concejal asegura que "lo más duro" ha sido ver "sus caras": "No se han arrepentido de lo que hicieron"
Los exjefes de ETA ‘Txapote’ y ‘Amaia’ rechazan declarar ante el tribunal
Javier García Gaztelu, alias 'Txapote' / Europa Press

Los exjefes de la banda terrorista ETA Javier García Gaztelu, alias ‘Txapote’, e Irantzu Gallastegi, alias ‘Amaia’, se han negado a declarar ante el tribunal de la Audiencia Nacional que les juzga por el asesinato con bomba del concejal del PP en Rentería (Gipuzkoa) Manuel Zamarreño el 25 de junio de 1998, un atentado que también provocó heridas de diversa consideración a un escolta de la Ertzaintza.

«No voy a declarar, no voy a participar, no voy a contestar», ha espetado ‘Txapote’ en euskera, descartando responder a las preguntas tanto de la Fiscalía, como de las acusaciones y su propia defensa. ‘Amaia’, por su parte, ha seguido la misma dinámica y ha anunciado que guardaría silencio.

El Ministerio Público pide para cada uno de ellos 120 años de cárcel por un delito de asesinato terrorista de miembro de corporación local, otro de asesinato terrorista en grado de tentativa contra un agente, dos delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa, un delito de tenencia fabricación, transporte y colocación de explosivo y un delito de estragos terroristas.

La hija de Zamarreño, presente

En declaraciones a la prensa a la salida del juicio, la hija de Zamarreño ha afirmado que «lo más duro de todo» ha sido ver las «caras y miradas» de ‘Txapote’ y ‘Amaia’. «No se han arrepentido de lo que hicieron», ha lamentado, reconociendo que «el mero hecho de que 25 años después se haya podido celebrar» la vista oral es «un logro» para ellos. «No sabemos lo que va a pasar, pero hemos llegado hasta aquí», ha añadido.

La primera sesión de la vista oral ha servido para escuchar el testimonio del que era escolta de Zamarreño en el momento del ataque mortal. El agente de la Ertzaintza ha explicado que el día de los hechos había quedado con el entonces concejal ‘popular’ para acompañarle a una reunión del partido en San Sebastián.

«Bajamos una escalera, me adelanté yo para salir por un trozo sin visibilidad y él me seguía por detrás. Me ralenticé para que me rebasara y, al ver que no me rebasaba, vi que estaba cruzando la acera de enfrente donde estaba el kiosko donde iba a comprar el pan. Yo le seguí, le acompañé y no fue al kiosko», ha relatado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *