Última hora

El Gobierno Vasco rebaja al 1,9% la previsión de crecimiento para este año y la eleva al 2,1% para el próximo

El Departamento de Economía estima que se crearán 18.000 empleos en cada uno de ambos ejercicios
El Gobierno Vasco rebaja al 1,9% la previsión de crecimiento para este año y la eleva al 2,1% para el próximo
Pedro Azpiazu / Europa Press
Banner de Ventanas Aguirre en Bilbao

El Gobierno Vasco ha reducido en dos décimas su previsión de crecimiento económico de Euskadi para este año, que de esta forma se sitúa en un 1,9% del PIB (la anterior estimación era de un 2,1%), mientras que ha elevado tres décimas el crecimiento previsto para 2025, que ahora estima en un 2,1% del PIB frente al 1,8% de la previsión anterior.

Estos ajustes se recogen en el informe sobre la economía vasca correspondiente al primer trimestre de este año, dado a conocer este martes por el Departamento de Economía y Hacienda del Gobierno Vasco. El Ejecutivo revisa a la baja el crecimiento económico para 2024 situándolo en el 1,9% (la previsión anterior era del 2,1%), aunque la actualiza al alza para 2025, año en el que el crecimiento estimado del PIB para Euskadi se eleva al 2,1% desde el 1,8% anterior.

Este año y el próximo –según estas mismas previsiones– se generarán 18.000 empleos, y la tasa de paro media será del 7% para 2024 y del 6,6% para 2025. Estas estimaciones incorporan los indicadores de coyuntura económica más recientes, entre los que destacan las cuentas económicas del cuarto trimestre de 2023 publicadas recientemente por Eustat.

«DIFICULTADES»

El Departamento de Economía ha recordado que el pasado año se caracterizó por «las dificultades a las que tuvieron que hacer frente la industria vasca y la europea». Entre dichos problemas, el Gobierno Vasco destaca los elevados precios de la energía, la subida de tipos de interés, los conflictos geopolíticos, y el descenso del comercio internacional. El Ejecutivo ha precisado que «pese a estas dificultades, los datos del cuarto trimestre de 2023 confirmaron la resiliencia de la economía mundial, que cerró el año con una combinación de crecimiento e inflación mejor de lo previsto a principios del ejercicio».

En todo caso, ha recordado que la situación de la economía mundial «no está estabilizada», y arrastra «una prolongada debilidad del comercio internacional, una todavía elevada inflación, la restrictiva política monetaria del BCE y una importante caída de la demanda de productos alemanes por parte de China».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *