Última hora

Los vascos valoran con un 7,5 la satisfacción de sus vidas

Una décima menos respecto a 2017, que obtuvo una nota de un 7,6, según datos elaborados por Eustat
Los vascos valoran con un 7,5 la satisfacción de sus vidas
Banner de Emantzipa en Bilbao

La población de la Comunidad Autónoma Vasca puntúa con un 7,5 su satisfacción con la vida en general en 2022 en una escala de cero a diez, una décima menos respecto a 2017, que obtuvo una nota de un 7,6, según datos elaborados por Eustat.

Estos datos son facilitados en la Encuesta de Bienestar Personal que ofrece información detallada sobre la percepción del bienestar de la población de 16 y más años residente en viviendas familiares.

La mejor puntuación (8,1) se observa entre las personas que declaran pertenecer a una clase social alta o media-alta y la más baja (5,5) entre las que las que consideran que tienen mala salud.

Según el tipo de familia, las mejores puntuaciones se dan en las parejas, tanto con hijos como sin hijos convivientes (7,6 y 7,7, respectivamente), frente a las familias unipersonales o padres/madres solos con algún hijo (7,1).

Más satisfacción entre los hombres

Los hombres (7,5) se muestran más satisfechos que las mujeres (7,4), mientras que a nivel territorial no se aprecian diferencias (7,5 en todos los territorios). Lo mismo sucede si se atiende al lugar de nacimiento, donde el valor arrojado es 7,5 para todos.

En cuanto a la actividad, el colectivo de las personas ocupadas muestra una de las puntuaciones más altas (7,6) en contraposición a las personas paradas 6,7, que arrojan el dato más bajo.

La valoración de la vida propia, es decir, la consideración de que la vida de cada cual merece la pena, se puntúa en promedio con un 7,7, tres décimas menos que en 2017 y es calificada de «alta» por el 60,8% de la población, frente al 3,4% que la considera «baja».

Los hombres puntúan el valor de la vida con un 7,8, nota ligeramente mayor que la de las mujeres con un 7,7, mientras que a nivel territorial son las personas residentes en Álava (7,8) las que más valoran su vida frente a Gipuzkoa y Bizkaia (7,7 en ambos casos).

Los parados más infelices

En cuanto a la actividad, son las personas ocupadas quienes más la valoran (7,9), frente a las paradas (7,2), cuyo indicador sufre un retroceso de 6 décimas porcentuales respecto a 2017.

Este indicador ha disminuido en todas sus modalidades en los últimos 5 años y ofrece peores resultados a medida que empeora la percepción de la salud y/o la clase social, mientras que mejora cuanto mayor es el nivel de estudios terminados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *