Fondo de armario

La derrota en Anoeta pone de manifiesto la importancia de algunos leones
Fondo de armario
El equipo rojiblanco antes de jugar en Anoeta / ATHLETIC CLUB
Banner de BBVA en Bilbao

A medida que avanza la temporada se pone a prueba el fondo de armario de un equipo. Cumplir con los objetivos es cosa de todos, no solo de once jugadores. El paso de las jornadas nos deja lesiones y sanciones que testan el grado de competitividad de los banquillos. Es la prueba del algodón para los que menos juegan.

El partido contra la Real Sociedad no es el más importante del año como nos quieren hacer creer desde el otro lado de la A8, pero nadie puede esconder que siempre hay algo más que tres puntos en juego. La rivalidad, el pique entre amigos y familiares lo convierten en un partido especial, para bien o para mal. Esta vez salió cruz.

Bajas clave

Los equipos que cumplen con sus objetivos lo hacen amparándose en una larga plantilla. Todos sabemos que es imposible contentar a los 24 jugadores de una plantilla, pero si quieres que el equipo no se caiga tienes que contar con una buena segunda unidad. Futbolistas que salgan del banquillo y mantengan la línea del equipo. Conseguir que no se noten mucho la ausencia de los teóricamente titulares.

Los athleticzales echaron de menos en Donostia a Sancet y Galarreta, dos piezas imprescindibles en el centro de campo de Valverde. Si a estas ausencias unimos el regreso de un justito Nico Williams, nos queda un equipo con muchas menos alternativas. Además se lesionó Unai Gómez que privó al míster de una rotación extra.

Se echó de menos una mayor presencia de Muniain que si dio un paso al frente en la segunda parte. Los jugadores de banquillo tienen que estar al 100% para cuando se les necesite, pero es trabajo del entrenador tener en dinámica de equipo al mayor número de jugadores posibles para sostener la competitividad del grupo.

Sencilla explicación

El duelo de Anoeta, aunque pueda costar digerirlo, tiene una fácil explicación futbolística. Los leones fallaron en las dos áreas, que es donde se decide este deporte. Faltó contundencia en los tres goles encajados y dispararon a Remiro con una escopeta cedida por un feriante. No pudo fallar más y sobre todo de forma más clara. Cuando se cantaba el ‘bacalao’ el balón terminaba incomprensiblemente fuera una y otra vez.

Iñaki Williams, que es el jugador más en forma del equipo erró por partida doble dos ocasiones cristalinas; Guruzeta también marró un remate de cabeza claro, Muniain no pudo en el mano a mano con Remiro, Prados vio como el ex guardameta de Lezama le sacaba un balón que se colaba… Cuando estás de que no, es que no. Incluso el rebote del disparo de De Marcos que pegó en Villalibre pudo irse dentro, pero no era el día. A veces pasa.

Bálsamo

Antes de afrontar el segundo parón de la temporada, los rojiblancos reciben este viernes a la UD Almería que llega con tres puntos después de desperdiciar una ventaja de tres goles frente al Granada. Después de caer en el Reale Arena, los zurigorris están obligados a sacar la victoria para vivir un parón tranquilo. No olvidemos que después de la ventana FIFA, el Athletic viajará a Barcelona para medirse al conjunto de Xavi Hernández, lo que obliga un poco más a no fallar ante el colista de primera división.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *