Ciencia y salud

Euskadi se refuerza en la lucha contra el SIDA

El Departamento de Salud y Osakidetza se alían para tratar y arremeter contra las ETS
Euskadi se refuerza en la lucha contra el SIDA
Marco Imbert, Gotzone Sagardui y Juan Uriarte en la presentación del programa / Radio Popular - Herri Irratia

En el marco del Día Mundial del Sida que se celebrará el 1 de diciembre, el Departamento de Salud y Osakidetza han anunciado el Plan Estratégico de Prevención y control de la infección por el VIH y otras infecciones de transmisión sexual 2022-2030. Un plan que da continuidad a la labor desarrollada en las últimas décadas en Euskadi y que se marca un total de cuatro grandes objetivos.

Este programa está desarrollado en las pautas de la propia ONUSIDA (El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida), y se divide en cuatro objetivos: Promover la prevención combinada del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, promover su diagnóstico precoz, promover el tratamiento temprano y mejorar la calidad de vida de los afectados.

En definitiva, se trata de un programa que ha sido capaz de avanzar y desarrollarse y del que ya se han obtenido resultados destacables, como lo pueden ser las subidas en pacientes tratados con tratamientos antirretrovirales y el programa Profilaxis pre-exposición al VIH, que ya ha tratado a 674 personas de forma preventiva desde su puesta en marcha hace tres años.

No obstante, la Consejera de Salud, Gotzone Sagardui, admitía en rueda de prensa que todavía quedan importantes retos que resolver en nuestro entorno, como lo puede ser «la rapidez del diagnóstico precoz», e incluso en algunos casos ,»el diagnóstico tardío». Además, la Consejera ha reiterado la necesidad de seguir combatiendo el estigma y la discriminación que, todavía hoy en día, afectan «injustamente» a las personas que viven con VIH: «Esta situación  provoca a veces dificultades para acceder al diagnósitco».

Objetivos de Onusida

ONUSIDA estableció como objetivo para el año 2020 la meta denominada «90-90-90». O lo que es lo mismo, que el 90% de las personas con VIH conocieran su estado; que el 90% de las personas contagiadas estén recibiendo tratamiento antirretroviral; y que el 90% de las personas en tratamiento tuvieran carga viral indetectable.  Posteriormente, se elevó esa meta a «95-95-95» para el año 2025 y se espera que para el 2030 se ponga final a «la epidemia del VIH».

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *