Trámite superado en Transilvania (68-73)

Los hombres de negro cumplen el guion en la pista del Sibiu y entran en el Top-16 como primeros de grupo
Trámite superado en Transilvania (68-73)
Los MIB cumplen y esperan rivales / FIBA Europa
Banner de Remica en Bilbao

El Surne Bilbao Basket logró en tierras transilvanas su quinta victoria de cinco partidos disputados en su debut en la FIBA Eurcocup. Pasarán a la siguiente fase como primeros de grupo a la espera de comprobar la próxima semana en Escocia si lo pueden realizar como invictos. No fue un partido brillante el de los hombres de negro en la cancha de un Sibiu que ha perdido sus cinco partidos y quería despedirse de su afición con buenas sensaciones.

La sucesión de defensas alternativas incomodó a los de Jaume Ponsarnau durante prácticamente todo el primer tiempo. Acabaron los MIB mimetizados por el cadencioso ritmo local, no encontraron la forma de correr con fluidez y además estuvieron desacertados en el tiro. Supieron los bilbaínos cocinar un partido áspero en la reanudación para condimentar y abrasar en el tramo final con Adam Smith como cocinero principal (25 puntos), Pantzar como fiel escudero (16), y con Hlinason como el jugador más valorado de bilbaínos con 20 gracias a sus 8 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias.

No fue un partido brillante. Nada que ver la intensidad vivida el pasado domingo en el Bilbao Arena para recibir al Real Madrid. Dos partidos que nada tenían que ver. Ante el Campeón de la Euroliga el Surne Bilbao Basket realizó un esfuerzo titánico para llevar a los madrileños a jugar su mejor baloncesto para ganar. En Rumanía el objetivo era otro: ganar. Lo lograron los de Jaume Ponsarnau sin Sacha Killeya-Jones y Alex Renfroe, el domingo en Badalona se necesitará su mejor versión para volver a la senda de la victoria en liga. En FIBA Eurocup los deberes ya estaban hechos y los MIB juegan para superar la nota, pasar y corte y repartir minutos.

Pantzar-Smith

Sin embargo, Jaume Ponsarnau tuvo que recurrir a Pantzar y Smith muchos minutos sobre la cancha. Sigue teniendo un problema de acierto el cuadro bilbaíno en la larga distancia y el técnico catalán quiere recuperar el buen tono de principios de temporada. Kullamae no logró coger el pulso al partido, Reyes sigue sin acierto y Rabaseda ejerció finalmente como director defensivo. Al menos De Ridder pudo disfrutar de minutos y Hlinason demostró que su presencia en cancha siempre aporta al bien común.

Objetivo complido y a centrarse en Badalona. Ganar fuera es siempre difícil y los MIB acudirán a Cataluña después de ganar en Transilvania, con los deberes europeos hechos.

Estadísticas del partido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *