Última hora

Urkullu pide a la UE que no dé la espalda a las naciones sin estado

Demanda que se les reconozca "un estatus único y singular" que garantice su plena participación en políticas y toma de decisiones de la Unión
Urkullu pide a la UE que no dé la espalda a las naciones sin estado

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha pedido a la UE que «no dé la espalda» a las naciones sin estado, «aduciendo que es una cuestión que compete a cada Estado miembro», y habilite «definitivamente cauces de diálogo y solución» para que puedan materializar sus «legítimas aspiraciones». «La Unión Europea debe ser propositiva, no reactiva», ha afirmado.

Urkullu ha recordado su reivindicación de incorporar a la normativa de la UE una ‘Directiva de Claridad’ para la realización de consultas a la ciudadanía «de manera legal, pactada y con garantías», y ha planteado también que se reconozca a las «realidades nacionales» un «estatus único y singular» que garantice su plena participación en el diseño de las políticas europeas y en la toma de decisiones.

El Lehendakari ha realizado esta reflexión durante su intervención en el ‘Caucus por la Autodeterminación’, celebrado en el Parlamento Europeo, en el que también han participado el president de Catalunya, Pere Aragonès, y el presidente de la Colectividad Corsa, Gilles Someoni.

Tres factores

En su discurso, el Lehendakari ha considerado que hay tres factores en los que poner en foco en la UE. Uno de ellos es que la Unión debe «afirmar su liderazgo político e institucional», por una parte, ‘ad intra (para dentro)’, respecto de los propios Estados miembro, «para revertir la tendencia a la recentralización» a la que, según ha denunciado, se asiste, «y la proliferación de soluciones que priman un enfoque único que no toman suficientemente en consideración la diversidad territorial».

De esta forma, cree que se ensancharía «la capacidad de acción de la UE en ámbitos que se han revelado críticos como la salud o las políticas sociales». Por otra, también insta a reafirmar su liderazgo ‘ad extra (hacia fuera)’, para «asumir un rol proactivo ante la degradación de un contexto internacional que registra el mayor volumen de conflictos bélicos activos desde la II Guerra Mundial».

Otro de los factores a afrontar, tal como ha precisado, es que la Unión Europea «dé cabida, protagonismo y cauce de expresión a la pluralidad de realidades nacionales que la conforman». «Planteo esta cuestión desde la realidad de Euskadi, una nación sin estado, que ha participado desde el origen en el proceso de integración europea, por vocación y con convicción plena», ha enfatizado.

Tras subrayar que es «la realidad más cercana a la ciudadanía», propone «un proceso de integración desde la base, que reconozca a las naciones sin estado y regiones con competencias políticas y legislativas un estatus único y singular que garantice su plena participación en el diseño de las políticas y la toma de decisión».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *