Ejercicio de frustración

Los rojiblancos se caen de puestos europeos antes de visitar el Reale Arena
Yeray saca el balón ante la presión de Osasuna / Athletic Club

El Athletic llegará al derbi de Anoeta fuera de Europa. El tercer empate sin goles de la temporada, tras Mallorca en la primera jornada, y los dos últimos ante Betis y Osasuna, dejan a los leones séptimos con 26 puntos. A uno de Europa League y a dos de Champions.

No hay que hacer ningún drama, solo faltaba a estas alturas, pero la dificultad del calendario obliga a estar ojo avizor. El derbi ante los rojillos estaba marcado en rojo porque, a priori, la salida a Donosti y la visita del Real Madrid parecen más complicadas. También es cierto que, normalmente, los leones cuando juegan sin red, a todo o nada, suelen salir airosos. Evidentemente no cuento las finales porque son partidos muy singulares.

Frustrante

Valverde introdujo 5 novedades en el 11: Simón, De Marcos, Iñaki Williams, Guruzeta y Sancet. El equipo fue muy superior en la primera parte e hicieron lo suficiente para haberse adelantado en el marcador, lo que hubiera cambiado el partido, pero desgraciadamente no fue así. Hubo bastantes acercamientos, aunque solo dispararon 3 veces entre palos. La más clara, la de Guruzeta que sacó Aitor Fernández con una gran muestra de reflejos. El resto fueron llegadas más o menos claras, a las que faltó claridad en los últimos metros, ya fuera para filtrar un balón o para chutar. Un ejercicio de frustración constante. Y en ese capítulo hay que mirar más a los jugadores que al entrenador. Valverde les dio herramientas para llegar muchas veces con ventaja y fueron sus futbolistas los que no tuvieron la pausa, pericia o claridad, en el tercio final del campo, para marcar. Y no se trata de atizar a los delanteros porque no se les puede pedir nada más en actitud y trabajo. Solo hay que ver cuantos balones robaron en campo contrario. Al César lo que es del César. Muy bien en ese apartado, mal en la definición.

Osasuna se rearmó en la segunda mitad y no sufrió tanto. Las entradas de Muniain, Berenguer, Raúl García y Villalibre, casi sin tiempo, no mejoraron lo que había sobre el verde. Aún así, los 14 córneres a favor y uno solo en contra dejan bien a las claras que el Athletic llegó mucho más. Faltó pericia desde las esquinas. Se insistió con los córneres en corto o cerrados. Solo hubo uno abierto y lo tocó Yeray. Con tanto entrenamiento a puerta cerrada, deberían poner más énfasis en esa faceta del juego que da tantos puntos. Suena raro que un equipo como el Athletic no haya anotado de córner a estas alturas de la temporada con todo lo que genera.

Nombres propios

En la Emoción del Bacalao elegimos a Yeray como el mejor jugador del partido en el ‘Trofeo Onena – Jose Iragorri’. El central secó a los atacantes rojillos y estuvo fino en la salida del balón. Sumó los 9 puntos por los 6 de Unai Simón, que apenas tuvo trabajo, pero al final salvó un punto en un mano a mano con Manu Sánchez. Zarraga firmó un partidazo y se consolida en el centro del campo donde también brilló Nico Willliams.

Zarraga se está ganando la renovación. Puede que la posibilidad de que llegue Iñigo Ruiz de Galarreta le haya obligado a apretar. Galarreta sigue sin renovar con el Mallorca y su posible llegada en julio, a coste 0, cobra cada vez más fuerza.

Otro nombre propio fue el de Muniain que salió desde el banquillo para sumar su partido 514 e igualar así a Joseba Etxeberria como tercer león con más partidos en la historia del club. Iñaki Williams firmó su encuentro 249 consecutivo en liga y el sábado alcanzará la redonda cifra de 250.

Mirar al futuro

Lo mejor de ayer fue sin duda el emotivo minuto de aplausos que pidió Txetxu Rojo para su despedida en lugar del triste minuto de silencio. Casi 40.000 almas un lunes a las 9 de la noche. Nada mal. Sus hijos estuvieron presentes en el palco junto a 7 ex presidentes, Josu Urrutia incluido. Algo que llama la atención porque nunca había acudido a la llamada de la anterior junta directiva. El único ausente fue Ignacio Ugartetxe, afincado en Canadá.

La semana de derbis y el mes de enero, en liga, no empieza bien. En sus manos está revertir la situación porque si se gana en Anoeta, el aficionado volverá a ver la botella medio llena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Radio Popular