De Ridder evita la primera derrota europea de los MIB

El Gottingen alemán puso contra las cuerdas (75-73) a un Surne Bilbao Basket en el que brilló el belga y Killeya-Jones
De Ridder evita la primera derrota europea de los MIB
Rabaseda machaca el aro rival / FIBA Eurocup

El Surne Bilbao Basket sigue invicto en la FIBA Eurocup, pero el BC Gottingen ha estado muy cerca de evitar el inmaculado recorrido europeo de los hombres de negro. Los alemanes tuvieron en las manos de Zugic el balón de la victoria con 74-73 en el marcador. El máximo anotador germano penetró hacia el aro donde le esperaba un enorme De Ridder. Tapón, recuperación del belga y falta recibida ya casi sin tiempo por jugar. Perdió los nervios el entrenador visitante que recibiría una técnica que no aprovechó Kullamae desde el tiro libre, De Ridder anotó uno de los dos que tuvo tras la falta y 75-73.

Fue un partido con demasiados dientes de sierra en el Bilbao Basket. Nunca acabaron de sentirse cómodos los bilbaínos ante una propuesta alemana plagada de rachas, con sus interiores lanzando triples y jugando con gran dureza, sobre todo con el uso de manos que no se permite en ACB.

Poco hacía presagiar con el 9-2 que el partido se iba a decidir en la última jugada. Sacha Killeya-Jones (22 puntos y 7 rebotes) no tenía oposición bajo los aros, el rebote era bilbaíno y los alemanes fallaban sus primeros cuatro triples. Apareció cierta relajación con la rotación y Gottingen encontró puntos y, con ello, compromiso defensivo para llevar el partido a un reparto de golpes.

De Ridder empezaba a enseñar que su crecimiento sigue en estado óptimo (18 puntos y 6 rebotes). Pero era sacar de la pista la pareja De Ridder-Sacha y ver cómo las pequeñas rentas adquiridas se desvanecían. Así se pasaría de un claro 41-33 a alcanzar el tiempo de descanso con 44-45 favorable a Gottingen.

Máxima igualdad

En la reanudación sólo cambió del escenario la anotación. Ya ningún equipo encontraba el aro con tanta facilidad. Los germanos se quedaron en 10 puntos en un tercer cuarto protagonizado por un espectacular De Ridder. Insuficiente para romper el partido porque un renqueante Denzell Anderson no ofrecía la misma solvencia. Se unía a ello que Tsalpouris era superado por los interiores visitantes para llevar el partido a la igualdad máxima.

Ponsarnau se vio obligado a poner en cancha a la pareja De Ridder-Sacha porque veía que el partido se le podía ir. También pudo el Surne Bilbao Basket «matar» el choque antes de llegar a un final agónico. Rabaseda tuvo un triple en el último minuto para poner 7 arriba a los suyos, Adam Smith se precipitó en el último ataque fallando un tiro de seis metros con un punto de ventaja, pero así es el baloncesto. Cuando parecía que todo estaba en contra apareció De Ridder para atar una nueva victoria en FIBA Eurocup, siete de siete.

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *