Prueba de fuego en Lugo para unos MIB heridos en su orgullo

Surne Bilbao Basket debe dejar atrás la derrota europea ante el Chemnitz para encarar un choque calificado como "final" por los lucenses
Prueba de fuego en Lugo para unos MIB heridos en su orgullo
Breogán sorprendió a los MIB en Miribilla / Aitor Arrizabalaga - Surne Bilbao Basket
Banner de Laboral Kutxa en Bilbao

El Surne Bilbao Basket visita la cancha de un necesitado Río Breogán (sábado,18:00 horas) aún con la herida abierta de la práctica eliminación europea a manos del Chemnitz alemán. Los bilbaínos visitarán el próximo miércoles la localidad del sur de Alemania con la inimaginable misión de ganar por más de 25 puntos. 

Los de Jaume Ponsarnau deben cambiar el chip, dejar atrás una dolorosa derrota que no debe empañar su excelente participación en la FIBA Europe Cup y centrar todos sus esfuerzos en dar el máximo en una de las canchas más calientes y más apoyan a su equipo de la Liga Endesa.

«Tenemos que intentar hacer las cosas lo mejor posible ante un equipo ha ido mejorando la plantilla y nos van a hacer una propuesta entre física y táctica que nos va a exigir al máximo», anunció Jaume Ponsarnau.

Rival necesitado

Breogán viene de ganar en la pista del Barcelona y caer en el derbi en Santiago de Compostela. Los de Veljko Mrsic están en «victorias de descenso». Cuentan con 7 victorias, las mismas que Obradoiro y Granada, y dos más que el último clasificado Palencia.

Los gallegos han cambiado mucho desde que ganaron en el Bilbao Arena con una segunda mitad para olvidar y en el que Justin Anderson, ahora en las filas del Valencia Basket. Mrsic está satisfecho con la adaptación del base estadounidense Justin Robinson, que debutó en la liga Endesa en el derbi gallego disputado en Santiago y de otro jugador que no estuvo en Miribilla: Ben Mclemore. El ex entrenador del cuadro bilbaíno anunció que Martynas Sajus «no está al 100%, pero ya está entrenando con el equipo y espero que pueda jugar este sábado».

«Nos quedan cinco finales, ahora es el momento de estar todos juntos, de estar a muerte con el equipo porque hay mucho en juego. Cuando termine la temporada ya haremos una valoración del rendimiento del equipo», recuerda Mrsic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *